FGR suma otros 15 años a la solicitud contra Emilio Lozoya; alcanzaría los 54 años en prisión

237

La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó para el expresidente de Pemex, Emilio Lozoya, 15 años más de cárcel y 5 mil días de multa por lavado de dinero en el caso Agronitrogenados.

En total suman 54 años de cárcel para el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), ya que se suman a los solicitados por cohecho, asociación delictuosa y también lavado de dinero en Odebrecht, que corresponden a 14, 10 y 15 años de prisión por cada uno de los delitos, respectivamente.

Adicionalmente, la Gaceta Oficial de la Ciudad de México dio a conocer este viernes 7 de enero el inicio de un proceso para extinción de dominio en contra de otra propiedad de Emilio Lozoya, que hace referencia a la solicitud de decomiso para una casa ubicada en la colonia Lomas de Bezares, en la alcaldía Miguel Hidalgo, que habría sido adquirida mediante sobornos en el caso de Agronitrogenados.

La residencia habría sido adquirida con los sobornos recibidos para la compra de la planta chatarra de Altos Hornos de México, del caso Agronitrogenados; de ahí que el valor de la casa se encuentra en los 3.4 millones de dólares.

La defensa del acusado tendría hasta el próximo 9 de febrero para emitir su respectiva respuesta, de acuerdo con los estratos judiciales.

Esta propiedad fue asegurada por la fiscalía en primera instancia el 28 de mayo del 2019, pero el incumplimiento al proceso administrativo obligó a la Fiscalía a otorgarle a Lozoya un amparo, por lo que fue hasta el 22 de septiembre del 2020 que se pudo confiscar.

Ante ello, el ahora imputado por los delitos de cohecho y lavado de dinero impuso otro amparo en mayo del 2021 para evitar que la residencia quedara en manos de la FGR.

En noviembre de 2021, magistrados del Tercer Tribunal Colegiado revirtieron el recurso, por lo cual volvió a abrir la oportunidad para que la Fiscalía recuperara su control y pudiera ser subastada por el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

A pesar que el movimiento de compra-venta se efectuó hasta 2014, la residencia fue adquirida en 2012 con el soborno que la hermana del exfuncionario, Gilda Susana, recibió en su ejercicio al frente de la petrolera mexicana, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.