El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) intentará permanecer oculto el destino de 500 millones de pesos provenientes de un crédito otorgado por Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2011, mientras tanto la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) intenta establecer una acusación formal contra el líder del gremio, Carlos Romero Deschamps y su familia por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con una investigación realizada por el periódico Milenio, la Fiscalía General de la República (FGR) ya integra dos carpetas de investigación contra Romero Deschamps, luego que el senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García y el dirigente del Frente Nacional Petrolero, Sergio Carlos Morales Quintana, establecieron en su contra las denuncias formales.

También aseguraron que la FGR espera que la UIF presente su querella, pero las otras dos carpetas de investigación están avanzadas.

El reportaje señala que el diario solicitó la información del préstamo a Pemex los datos sobre el crédito, con base en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información, pero el gremio logró un amparo emitido por el juez segundo de distrito en materia administrativa en Ciudad de México, Germán Cruz Silva, para mantener la privacidad de esta información, “pese a que inicialmente Pemex estuvo de acuerdo con dar a conocer los detalles de dicho préstamo”.

Sin embargo, asegura que la subgerencia de Pemex aún puede impugnar la resolución para que un tribunal colegiado determine si se deben entregar los datos solicitados.

Este préstamo generó controversia luego que en 2013, el STPRM dio a conocer a través de un comunicado que los 500 millones de pesos fueron invertidos en dos terrenos, uno en Tabasco y otro en Hidalgo, para la construcción de complejos habitacionales, sin embargo, no se pudo corroborar posteriormente que los fondos hayan sido usados para este fin.

En las cláusulas del préstamo, el STPRM empezaría a pagar a partir de enero de 2016 con mensualidades de 8 millones 333 mil 333 pesos y se terminará de liquidar en diciembre de 2020.

Mientras que entre los meses de agosto y septiembre de este año, el Sindicato ha promovido varios instrumentos para evitar informar sobre el movimiento de finanzas realizado por Romero Deschamps, entre ellas las cuotas que pagan los empleados y cuánto obtiene de ellas su líder. Toda esta información permanecerá oculta mediante amparos, por el momento.

Pese a haber otorgado el ampro, el juzgador indicó que no está contra la entrega de información, pero que es una atribución de las autoridades administrativas de Pemex justificar por qué tiene que proporcionar esos datos o pueden reservarse por seguridad o protección de datos personales.

En tanto, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito revocó el acuerdo del juez Sexto de Distrito en Materia Administrativa que rechazó conceder una suspensión definitiva al gremio que se opone dar a conocer sobre los montos de recursos económicos, materiales y humanos, proporcionados al STPRM.

Denuncias

El senador Samuel García denunció penalmente a Romero Deschamps para ser investigado por delitos como peculado, delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, robo de combustible a Pemex, evasión fiscal, venta de plazas, discrepancia fiscal y nepotismo.

Sergio Carlos Morales Quintana, dirigente del Frente Nacional Petrolero, denunció a Romero Deschamps por su presunta responsabilidad en el ocultamiento de bienes y patrimonio del gremio: “Durante 30 años, Romero Deschamps no ha transparentado lo que hacen con los bienes y cuotas sindicales de los trabajadores”, indicó al interponer su querella.

Entre las pruebas que aportó hay documentos que según demuestran que ningún secretario general de las 36 secciones han realizado asambleas financieras para decirle a los trabajadores “cuánto tenemos, que bienes inmuebles tenemos y cuánto tenemos en cada banco”, agregó.