Familiares de víctimas de feminicidio se manifestaron a primera hora de este viernes en Palacio Nacional para protestar que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya puesto más interés en la “rifa” del avión presidencial por encima de la situación de violencia de género que vive el país en los últimos años. Además, realizaron pintas sobre las puertas y paredes del inmueble e incluso intentaron quemar la Puerta Mariana.

“Nos indignamos cuando supimos que a un mandatario lo material es más importante que las vidas que nos están arrebatando. Nos están arrebatando a nuestras hijas de la peor manera”, aseguró Lidia Florencia, madre de Diana Vázquez Florencia, asesinada en Chimalhuacán, Estado de México, hace tres años.

Mientras que otro grupo de mujeres embozadas gritaron consignas y realizaron varias pintas en los muros del Palacio con mensajes como: “México Feminicida”. En paredes y puertas,  además de que arrojan globos con pintura roja.

Entre las consignas gritaron: “¡Fuimos todas! ¡Fuera prensa amarillista!”.

Los colectivos feministas arribaron a Palacio Nacional cerca de las 06:30 de la mañana, como parte de una serie de protestas que se realizarán a lo largo del día para exigir justicia por el feminicidio de Ingrid Escamilla, ocurrido el pasado 9 de febrero.

Luego de unos minutos arribaron mujeres policías del agrupamiento femenil de la policía capitalina, Atenea, encargadas de resguardar las instalaciones en los diferentes lugares donde se prevén las movilizaciones. Las integrantes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) realizaron una valla humana alrededor del recinto, para evitar más actos vandálicos sobre el recinto.

La encomienda para las uniformadas es entablar el diálogo y su indicación era defenderse contra posibles agresiones.

En el operativo se han desplegado mil 100 efectivas, 700 Ateneas y 400 preventivas, quienes trabajaron mediante “indicadores”, es decir, otras mujeres policías que estarán fuera informarán si hay grupos que porten objetos con los que pretendan iniciar actos vandálicos, como gasolina, spray u otros que sean utilizados durante la protesta.

También arribó al lugar el subsecretario de Gobierno capitalino, Arturo Medina para intentar dialogar con las manifestantes. Sin embargo, fue agredido por las mujeres, quienes le gritaron consignas y le arrojaron pintura en aerosol.  Tras ser resguardado y retirado de la zona, el funcionario capitalino dijo que no caerán en provocaciones.

«Nosotros no vamos a caer en ninguna provocación, únicamente presencia y vamos a respetar la manifestación que sea en el marco de la paz», dijo, pero lamentó esta manifestación violenta, por lo que reiteró que el gobierno capitalino realizará acciones para combatirlos y prevenirlos.

«La prevención es fundamental por eso se han mandado al Congreso de la Ciudad de México iniciativas que tienen como objetivo el combate a esta violencia en cualquiera de sus ámbitos; el feminicidio es el delito más reprobable», afirmó.

López Obrador fija postura al interior

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obradora aseguró que su administración busca garantizar la paz y disminuir la incidencia de feminicidios en el país. «Todo nuestro respeto para el movimiento feminista. Nosotros trabajamos todos los días para garantizar la paz, la tranquilidad, para que no haya violencia.

«Estamos atendiendo el problema de los feminicidios, celebramos que las mujeres defiendan su derecho a la seguridad, no es nuestro propósito ofender a nadie, me pronuncio en favor de las mujeres, en contra del feminicidio, no se van a modificar las leyes para aminorar castigo a delincuentes, estoy en contra del machismo, respeto a las mujeres, todos debemos respetar a las mujeres y no quiero que quede ninguna duda sobre eso», dijo en su conferencia de prensa matutina, al interior del Palacio.

También se colocó una bocina afuera de Palacio Nacional para que las inconformes escucharan la postura del presidente sobre el tema. Este fin de semana se prevén más manifestaciones de mujeres en contra de la violencia de géneros y feminicidios.

En anteriores manifestaciones la escalada de agresiones de mujeres feministas contra la policía ha escalado. En la última del 25 de enero el saldo fue de tres policías lesionadas. Sin embargo, la jefa de la agrupación aseguró que en todo momento privilegiarán el diálogo.

“Les hacemos ver que somos mujeres y que es aún mayor nuestra preocupación, pero ellas sólo ven el uniforme. Lo que trabajo con ateneas es que se pongan en los zapatos de las manifestantes y después miren más allá de lo que esto pueda impactar  con los actos vandálicos”, dijo.

Agregó, en entrevista con El Universal que en cada marcha el personal femenil de la SSC reitera que su mensaje para las manifestantes es: “Estamos para protegerlas, a pesar de que nos agredan”.

Señaló que los grupos que inician los destrozos han buscado la confrontación, pero que ellas no responderán con agresiones, por el hecho de ser del mismo género. “Ellas están en una euforia y las entendemos, porque nosotras en una situación de acoso y agresión no vamos a reaccionar muy pacíficamente”, comentó la funcionaria.