En redes sociales han circulado diversos videos y fotografías donde se observa a varios delos integrantes de la caravana migrante que arrojan la comida y ropa que les da el gobierno mexicano a la basura, bajo el argumento de que no les gusta. Incluso piden que les den pizza.

Estas acciones se presentaron primero en Ciudad de México y posteriormente en Guadalajara.

Por ello, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, anunció que retirarán el albergue temporal ubicado en el Auditorio Benito Juárez; ya que los migrantes allí alojados lanzaron al piso la comida que les dieron y exigieron que se les dieran tacos.

En un video se observa a un migrante pidiendo “comida de verdad” ya que están cansados de comer sándwiches y tortas, que es lo único que ha comido durante su estancia en México.

Mientras tanto en Tijuana, habitantes de la ciudad exigieron a los migrantes que acampan en el faro para enfrentarlos y exigirles que desalojen la zona.

La comunidad encaró a los migrantes y les amenazó  diciendo que ya no los querían ahí y que regresen a su lugar de origen, pues representan un riesgo para su comunidad, la seguridad y el empleo en Tijuana.

“Lárguense de aquí, no los queremos. Queremos que se regresen a su país, no son bienvenidos”, gritaban los inconformes a metros del muro fronterizo, donde los migrantes instalaron un campamento”. La protesta se prolongó hasta la madrugada del jueves.

El grupo de inconformes criticó que el Gobierno proporcione apoyo a extranjeros mientras los locales también se ven obligados a huir de la violencia y pobreza en su propio país.