En un operativo encabezado por la Fiscalía General de la República (FGR) en el que participaron integrantes de la Marina y el Ejército, este martes se logró la captura de Jorge F., “El Tortas”, presunto líder del cártel La Anti-Unión, y de Pedro R., “El Jamón”, quien es considerado uno de los principales lugartenientes de La Unión Tepito, encargado de extorsiones y ejecuciones ordenadas desde la cárcel por su líder, Roberto Mollado Esparza, “El Betito”.

En otro operativo realizado también este martes, se detuvo a Mireya H., esposa de “El Tortas”, y señalada como presunta integrante del CJNG, en la alcaldía Cuauhtémoc.

Trascendió que en el operativo no participó las procuradurías capitalina ni del Estado de México, pues se presumió que había policías judiciales en la nómina de estas agrupaciones delictivas, por lo que se orquestó directamente en la FGR.

Por ello, Flores Concha logró escapar previamente de un operativo implementado para detenerlo en la colonia Guerrero, con la Policía de Investigación (PDI). Cuando los uniformados llegaron al domicilio señalado, el presunto delincuente pero cuando llegaron al domicilio, no estaba.

“El Tortas”, quien era buscado desde enero, fue apresado en el fraccionamiento Tlalpuente, una zona exclusiva de la alcaldía donde rentó una residencia e intentó pasar inadvertido. Sin embargo, su apariencia alertó a los vecinos (calvo, con tatuajes y barba). Además, el fraccionamiento cuenta con vigilancia y se impide el acceso a personas ajenas a él.

Luego de la detención de “El Betito” y “El Pistache”, sus rivales, retomó el control de las calles bajo el apoyo del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). En marzo pasado, fue identificado por las cámaras de vigilancia del C5, en Garibaldi, donde caminaba acompañado de gente armada.  De allí se le vio nuevamente en Puebla, Tlaxcala y con más frecuencia a Morelos, donde se decía operador del Cártel Jalisco Nueva Generación.

La Anti Unión buscaba extender sus operaciones a los municipios de Toluca, Ecatepec, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán y Cuautitlán Izcalli en el Estado de México, y apoderarse de las alcaldías Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Venustiano Carranza, Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Benito Juárez, Iztacalco, Iztapalapa, Álvaro Obregón, Cuajimalpa y Coyoacán.

Por su parte, Pedro R., “El Jamón”, es identificado como presunto lugarteniente de Roberto Mollado Esparza, “El Betito”, quien aun en el Reclusorio Oriente sigue dando órdenes a su “gente” y supuestamente se encarga de coordinar y organizar extorsiones, secuestros y ejecuciones en por lo menos cuatro alcaldías de la Ciudad.

“El Jamón” fue detenido en otro fraccionamiento exclusivo, Condado de Sayavedra, en Atizapán Estado de México, donde compró una residencia valuada en 15 millones de pesos. Está acusado de homicidio, secuestro, venta y distribución de droga, extorsión, cobro de piso y trata de personas con fines de explotación sexual.

Con él se detuvo  a su pareja Estefany Jocelyn T. y dos niños. Mientras que en el municipio de Nezahualcóyotl, detuvieron a su hermano José Alberto R., “El Chepe”.

Vecinos de la zona comentaron que el presunto delincuente y su familia tenían poco tiempo de vivir en ese lugar, pero que siempre mostraron con una actitud extraña.

En el interior de la residencia las autoridades federales encontraron utensilios para realizar rituales de santería; droga y frascos de plástico con un logotipo similar al de Starbucks, pero en éste la sirena fuma un cigarro de mairguana, además de varias básculas.

En Condado de Sayavedra, los vecinos solo pueden ingresar por un acceso principal controlado por personal de seguridad y cuenta con un sistema de grabación que detecta rostros y números de placas. Además hay cámaras de vigilancia en todo el fraccionamiento, ubicado en la exclusiva Zona Esmeralda.

Tras la detención de los supuestos operadores, la Fiscalía General de la República (FGR) difundió fotografías de los bienes que les fueron incautados, entre ellos, sustancias con características semejantes a las de la marihuana y metanfetaminas, así como armas de uso exclusivo del Ejército y de la Fuerza Aérea.

Como parte del operativo, se catearon otros dos inmuebles en el Estado de México, donde se aseguraron vehículos, narcóticos y dinero en efectivo.

Entre los objetos hallados habían varias cajas de plástico que contenían bolsas llenas de hierba. Una de ellas contenía mensajes escritos con plumón en la tapa, que indican las cantidades de mercancía que contenían y su destino final, asó como un arma RAP4 dentro de un cajón de ropa.