Édgar Veytia, ex fiscal general de Nayarit podría enfrentar una condena de cadena perpetua, luego de declararse culpable de narcotráfico ante una corte federal de Nueva York que lo acusa de conspiración para fabricar y distribuir heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana.

Veytia, a sus 48 años, fue arrestado en 2017 justo durante el ejercicio de su cargo en Nayarit, acusado de ayudar en el contrabando de drogas en los Estados Unidos a partir de 2013, informó la Fiscalía de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York.

De acuerdo al fiscal del caso, Veytia ayudó e instigó a los narcotraficantes que traían sus productos a Estados Unidos a cambio de sobornos y utilizó su posición para obstruir las investigaciones contra narcotraficantes en México, incluida la liberación ilegal de los acusados y el bloqueo de la detención de otros delincuentes.

La mañana de este viernes, el juzgado federal de Brooklyn, el ex fiscal de Nayarit se declaró culpable ante la jueza de Distrito de Estados Unidos Carol Bagley Amon a un cargo de conspiración internacional, en violación del título 21 del Código de Estados Unidos.

El caso fue investigado por diferentes dependencias estadounidenses como la  Administración para el Control de Drogas (DEA), el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la División de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) como parte de las Fuerzas de Tarea de Ejecución de Drogas contra el Crimen Organizado (OCDETF).

El programa OCDETF es un grupo de trabajo federal multiagencia, que provee fondos federales suplementarios a las agencias federales y estatales involucradas en la identificación, investigación y enjuiciamiento de las principales organizaciones de narcotráfico.

La misión principal del programa OCDETF es identificar, interrumpir y desmantelar las organizaciones más serias de tráfico de drogas, tráfico de armas y lavado de dinero, y las principales responsables del suministro ilegal de drogas en la nación.

Veytia, habría protegido las actividades de tráfico de drogas relacionadas con la distribución dentro de los Estados Unidos, según la versión del Gobierno de Estados Unidos.