Luego de descartar el secuestro como móvil, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) informó que la Fiscalía Central de Homicidios atrajo la muerte de Hugo Leonardo Avendaño Chávez, estudiante de posgrado de la Universidad Intercontinental (UIC), cuyo cuerpo fue encontrado el pasado miércoles en un paraje de la colonia Héroes de 1910, en la alcaldía Tlalpan.

Este jueves, la procuradora capitalina, Ernestina Godoy informó que el joven de 29 años no fue secuestrado porque sus familiares no recibieron una llamada para exigir el pago del rescate. Sin embargo, el caso había sido atendido por la Fiscalía Antisecuestros.

El estudiante fue encontrado en el asiento trasero de una camioneta Chevrolet Trax gris con placas de circulación E35-ATG de la Ciudad de México, cubierto con una cobija. El cuerpo no presentó rastros de heridas de arma de fuego; sin embargo, tenía varios golpes y se determinó que murió por asfixia, a causa de estrangulamiento.

Sus familiares informaron que Leonardo desapareció el pasado martes 11 de junio y su cuerpo fue hallado al día siguiente al interior de su propio automóvil. De acuerdo con la Procuraduría, el móvil del crimen es diferente al plagio, por lo que están revisando otra evidencia como las cámaras de seguridad y el teléfono celular de Leonardo.

“No tenía problemas con nadie”. Al respecto, Josué Vicente Avendaño Chávez, hermano de Leonardo. Sus familiares lo describieron como una persona tranquila, sin problemas con nadie. “Es lo que más nos consterna”, declaró su hermano al periódico El Universal. Posteriormente explicó que  al enterarse de su desaparición, un familiar le llamó para informarle que había sufrido “un accidente en Tlalpan”.

Hace dos semanas Leonardo finalizó una maestría en la Universidad Intercontinental en Psicoanálisis; se desempeñaba como seminarista en la parroquia Cristo Salvador, ubicada en la alcaldía Miguel Hidalgo, y vivía en Iztapalapa.

Luego que Leonardo no se presentó a la parroquia donde asistía, el párroco llamó a su hermano el miércoles para preguntar por el fallecido, pues no había llegado.

Josué Vicente señaló que en la Fiscalía de Personas Desaparecidas y en la de Homicidios fueron muy atentos con la familia de la víctima. “Sin embargo, en el Instituto de Ciencias Forenses, el servicio “fue lento, pésimo”.

Por su parte, la Universidad Intercontinental exigió a las autoridades capitalinas investigar, encauzar y castigar a los responsables del asesinato de Leonardo y así evitar la impunidad, y que se tomen las medidas para que no se repitan estos casos.

Por su parte, el cardenal Carlos Aguiar Retes exigió a las autoridades garantizar las condiciones de seguridad a los ciudadanos.