Ante las lluvias ocasionadas por los diversos frentes fríos, elementos del Ejército Mexicano aplicaron el “Plan DN-III-E”, en su fase de prevención, en el estado de Durango.

El personal militar efectuó reconocimientos terrestres en los municipios de Pueblo Nuevo y Santiago Papasquiaro, Dgo., así como en áreas vulnerables de presentar riesgos de afectación por los fenómenos meteorológicos, con el objeto de verificar la situación prevaleciente y garantizar la seguridad de la población civil.

Asimismo, el Mando Territorial militar participó de manera coordinada con autoridades civiles para atender esta eventualidad.

Esta Dependencia mantiene permanentemente organizada la Fuerza de Apoyo para Casos de Desastre (F.A.C.D.), integrada por componentes aéreos y terrestres con capacidad de traslado a todo el país, además de las Fuerzas de Reacción en todos los Mandos Territoriales, las cuales están en condiciones de desplazarse inmediatamente a las áreas afectadas.

El Plan DN-III-E en su fase de prevención, permite una preparación para reaccionar en forma oportuna y tomar acciones dirigidas a controlar el riesgo, evitar o mitigar el impacto destructivo de los desastres sobre la vida y bienes de la población, la planta productiva, los servicios públicos y el medio ambiente.