De acuerdo a estimaciones elaboradas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el primer trimestre de 2019 será el más violento del que se tenga registro, pues afirman que con base en el seguimiento diario de asesinatos del gobierno federal, hay una subestimación de 20% respecto a cifras oficiales.

Las autoridades reportan que en los primeros tres meses del año se registraron 7 mil 56 muertes violentas en el país, es decir 78 diarios en promedio. Mientras que el SESNSP muestra cifras de hasta 8 mil 500 defunciones, considerando el 20% al alza que ha mostrado el conteo diario, que se ha subestimado.

Entre enero y febrero de este año, el gobierno federal reporta  4 mil 652 víctimas, con cifras elaboradas de manera conjunta entre las secretaría de Seguridad, Defensa, Marina y la Fiscalía General de la República. Por su parte, el SESNSP maneja cifras por 5 mil 649 víctimas, una diferencia de 997 crímenes.

Mientras que los homicidios dolosos subieron 3.36% durante marzo (2 mil 326), respecto a febrero  (2 mil 404). Sin embargo, el SESNSP calcula que para marzo esta cifra será de unas 2 mil 970, lo que sumadas con las de enero (2 mil 853) y febrero (2 mil 796) dará más de 8 mil muertes violentas. El primer trimestre del año, será presentado el 20 de abril.

“Ya se liberaron del conteo diario las cifras correspondientes a marzo, por lo que los homicidios dolosos habría que estimarlos al alza en un 20%, respecto a las cifras del Secretariado Ejecutivo y, quizá, sea la más elevada que se registre en la actual administración”, aseguró Ricardo Márquez Blas, extitular de la Unidad de Información para la Seguridad Pública de la extinta Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

“Con estas cifras, no se está reduciendo ni conteniendo la incidencia de homicidios dolosos, lo cual ha sido identificado como objetivo prioritario de la estrategia de seguridad del gobierno actual” y estimó que este será el primer trimestre más violento de los últimos 20 años.

Márquez Blas aseguró que si se toma en cuenta que los reportes diarios que se entregan al Presidente tienen una subestimación de 20%, no hay certeza de que los asesinatos hayan bajado en Tijuana, considerada región prioritaria, como lo anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Yo dudaría mucho que ya hubieran bajado las muertes violentas en Tijuana con estas cifras”. “El problema de violencia sigue”, sostuvo.

Por su parte, el analista Alejandro Hope estimó que el reportará entre 3 mil 50 y 3 mil 100 víctimas de homicidio doloso y feminicidio, cuando el SESNSP publique las estadísticas de marzo. “Serían unos 36, 37 mil homicidios dolosos en 2019. Significa que muy probablemente en el conteo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) superaremos las 40 mil víctimas”.

“Todavía (el gobierno federal) pueden alegar que esto es inercial, que la Guardia Nacional todavía no está, pero la realidad es que sigue un problema mayúsculo de violencia”, advirtió.

Además indicó que el conteo diario de asesinatos que tiene el gobierno federal en el sitio: http://www.informeseguridad.cns.gob.mx/, es confuso sobre la situación del país.

“Al Presidente le están dando cifras que no son acordes con la realidad. Si la calidad de la información es mala, pues la calidad de las decisiones no puede ser muy buena, para saber cómo está la situación, valen mucho más la pena las cifras del secretariado”, aseguró y reiteró que el comparativo entre las cifras del conteo diario y las del SESNSP se basan en las carpetas de investigación reportadas por las fiscalías y procuradurías de los estados del país.

A su vez, el director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas Rodríguez, consideró que las tendencias de homicidios no se pueden medir con base en lo que sucede día con día y adelantó que probablemente este año terminará como el más violento del que se tenga registro, pues nada indica que las cosas puedan cambiar en los próximos meses.

Rivas Rodríguez consideró que la formación de la Guardia Nacional va a distraer acciones, recursos, fuerza y capital político en la creación de una institución, cuando hoy México padece un problema grave de violencia mucho más complicado que el que tenía el expresidente Felipe Calderón Hinojosa cuando creó la Policía Federal.

“Me parece que se siguen haciendo análisis y números bastante alegres”, expuso.