Enfermería Militar, sinónimo de fortaleza y vocación de servir

174

En el concepto más básico, enfermería se relaciona con el cuidado integral que realiza el personal calificado sobre un individuo en diferentes condiciones de salud, sin embargo, desde el punto de vista al interior de la Secretaría de la Defensa Nacional, no sólo se trata de un pilar fundamental dentro del Sistema de Salud, sino una relación entre compromiso, dedicación y pasión.

Para ello, la Teniente Coronel enfermera Karina Martínez Espinoza habló con CAMPO MARTE sobre su experiencia en los 35 años de servicio y el cambio de paradigma, a raíz de su incorporación a las fuerzas armadas.

Los orígenes de la Enfermería Militar se remontan a la época revolucionaria, donde la participación de la mujer en la aplicación del cuidado fue vital para mantener a las tropas en óptimas condiciones y lograr el triunfo.

Incluso, a casi 82 años de que se creó la primera Escuela para Enfermeras del Ejército (21 de marzo de 1938), hoy la Escuela Militar de Enfermería, no sólo presume de ser un centro educativo con gran historia, sino uno de innovación y listo para enfrentar cualquier adversidad.

“Tengo 35 años de servicio. Ingrese a la Escuela Militar (de Enfermería) en 1986 y egresé en 1990. Puedo decir que el sistema educativo militar para nosotros es justo un proceso donde fortalecemos nuestra capacidad y el andamiaje necesario para cumplir con las misiones encomendadas. Somos educados y formados para cumplir con la labores que se requieren en las diferentes unidades y diferentes misiones”, refirió.

Como preámbulo para las nuevas generaciones, Martínez Espinoza asegura que lo primero que se deben enfrentar es un cambio radical de lo que es la vida civil a la vida militar, “nosotros ingresamos a una formación de principios y valores que nos va a dar el adoctrinamiento que requerimos para desempeñar nuestras funciones”.

Sobre la labor en el sistema de salud, enfatiza que “el personal de enfermería somos parte integral de cualquier sistema de salud en el país y a nivel mundial. Abarcamos desde la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y el cuidado de la persona enferma en todas sus fases de la vida”.

“Tenemos la dicha y la fortuna de estar en el nacimiento de una vida hoy o bien, en la culminación de otra”, refiere.

Covid-19, un reto que puso a las Fuerzas Armadas a prueba

Bajo el contexto de crisis sanitaria que azota al mundo tras la pandemia de Covid-19, la Teniente Coronel enfermera Karina Martínez Espinoza asegura que demostró la capacidad de las fuerzas armadas.

“En esta pandemia lo que más nos marcó fue que nos enfrentamos a algo desconocido; había mucho miedo e incertidumbre”, confiesa.

“Algo que aún me duele fue la pérdida de dos compañeras en cumplimiento de su deber. Un golpe duro a lo que nosotros que nos hemos enfrentado en este tiempo de pandemia además de tener incertidumbre”, siguió.

Ante la contingencia sanitaria y los miles de casos que se presentaron en el país, la Secretaría de la Defensa Nacional se convirtió en uno de los principales actores que protagonizaron esta batalla contra el virus SARS-CoV-2.

Sin embargo, para Martínez Espinoza, se trató de la confirmación sobre la capacidad que tienen las Fuerzas Armadas de reacción ante las necesidades del país.

“Nosotros siempre estamos preparados para cualquier eventualidad que se presente. Obviamente no visualizábamos en su momento el alcance que se podía tener este problema (Covid), pero como institución estamos listos para atender está y cualquier otra eventualidad que se nos presente”, subrayó.

Para enfrentar la pandemia, refiere que comenzaron con capacitaciones para todo el personal como primer paso, “empezamos con la planeación para hacer frente a la pandemia, es decir educar, capacitar a nuestro personal en temas relevantes como el uso correcto de protección personal”.

“Se empezó con toda una planeación; donde recae la importancia de tener personal adoctrinado y capacitado para ejecutar las órdenes bajo un liderazgo. Nosotros vamos caminando en el trabajo en equipo de una forma comprometida, fue así como nos convertimos en el hospital con más camas a nivel República (Mexicana)”, sentenció.

Ejecución y liderazgo

Dejando de lado la pandemia, la Teniente Coronel subraya que la rigurosa formación militar y el liderazgo convierten a los miembros de las Fuerzas Armadas en impecables ejecutores.

“Estamos preparados para hacer frente a cualquier contingencia que se nos presente; esa es una ventaja y característica del Ejército; nosotros podemos apoyar efectivamente a la población civil en cualquier caso de desastre”, insiste.

“Está formación nos permitió estar preparados gracias al adoctrinamiento. Aquí las órdenes se cumplen inmediatamente. El capital intelectual con el que contamos, egresados de planteles militares, entendemos muy bien cómo debemos de llevar a cabo nuestro trabajo en equipo para que las cosas sucedan”, destaca.

Enfermería militar, sinónimo de vocación

Tras 35 años desde su incorporación a las Fuerzas Armadas, la Teniente Coronel Karina Martínez Espinoza confiesa a CAMPO MARTE el secreto que hay detrás de su labor como enfermera.

“Hay que tener vocación para llevar a cabo esta profesión. En algunos libros se menciona que la enfermería es ciencia y es arte… primero porque nosotros tenemos un marco metodológico un marco científico en el cual sustentamos nuestra formación y conocimiento y nuestro quehacer diario. Arte porque nuestro paciente es el lienzo donde nosotros vamos a desarrollar nuestra formación de enfermeros para satisfacer todas las necesidades que tiene en el día a día de la mejor manera, para que este ser humano se reintegré a su familia y a la sociedad de la mejor manera posible”, confiesa.

Por ello, bajo este contexto, ser enfermera militar permite ser parte del nacimiento de vida, como símbolo de esperanza y alegría. Sin embargo, también estar presente en el otro extremo, la muerte, donde se experimenta una tolerancia al dolor porque “se nos está yendo una vida”.

Así, la educación, vocación de servir, empatía, la fortaleza emocional, son elementos clave, según la Teniente Coronel, para un egresado de la Escuela Militar de Enfermería en su misión de poder ayudar a un ser humano.