Las acciones encabezadas por las fuerzas de seguridad durante el primer año de la administración de Andrés Manuel López Obrador causaron pérdidas a los grupos del crimen organizado que operan en México por 34 mil 671 millones 336 mil 250 pesos, divididos en el decomiso y destrucción de drogas, el aseguramiento de armas, vehículos, aeronaves, embarcaciones y dinero.

Además, se congelaron cuentas por 5 mil 329 millones de pesos y 47 millones de dólares.

De acuerdo con un informe presentado por los titulares de la secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina y de la Guardia Nacional (GN), informaron que de diciembre de 2018 a la fecha hubo 357 episodios de violencia contra las fuerzas federales, en las que perdieron la vida 246 elementos, 452 atacantes y 11 civiles. También resultaron lesionados 246 militares, 215 delincuentes y 52 civiles. También fueron detenidos 215 presuntos miembros del crimen organizado.

También se realizaron 12 mil 158 aseguramientos. Se incautaron y destruyeron 51 mil 909 kilogramos de metanfetaminas, 219 mil 246 de mariguana y 21 mil 411 de cocaína, y se aseguró fentanilo en distintas modalidades: 547 kilos de sustancia, 102 ampolletas y un millón 8 mil 455 pastillas, informó el titular de la Sedena, general Luis C. Sandoval.

Una dosis de fentanilo,equivale a un gramo de esta sustancia y se dosifica mediante una ampolleta o a una pastilla. Es decir, se aseguraron en el año un total de 598 millones 8 mil 557 dosis.

En cuanto a montos, la droga decomisada equivalió a pérdidas por 24 mil 813 millones de pesos. A esto debe sumarse el aseguramiento de 34 mil 461 vehículos, 54 aeronaves, 171 embarcaciones y más de 9 mil armas con un millón 102 mil municiones, agregó el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán.

También contabilizaron 3 mil 470 eventos de robo de hidrocarburos, en los que se detectaron 6 mil 450 tomas clandestinas, pero se recuperaron 19.8 millones de pesos en litros.

El comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, detalló que se han desplegado 74 mil 437 elementos de este cuerpo de seguridad, de los cuales casi 14 mil integrantes provienen del Ejército y de la Marina que deberán ser relevados, mientras que la corporación ha reclutado a casi 21 mil personas que se encuentran en alguna etapa de adiestramiento y serán incorporadas a las calles, de manera gradual, entre enero y junio.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, admitió que aún hay retos y desafíos para revertir la situación de inseguridad que provocó el periodo neoliberal. “Enfrentar la inseguridad en el país no ha sido fácil y si bien hay retos y desafíos, producto de la estrategia que se aplicó equivocada, fallida y fatal durante el periodo neoliberal, no hay en México ingobernabilidad derivada de los niveles de violencia”, señaló.

Censuró la descomposición social que se heredó de gobiernos anteriores. “Se requiere que no haya descuidos en la estrategia de combate a la inseguridad ni que haya contubernio”, indicó.

También asoció la problemática de la inseguridad con la corrupción, dado que a veces se habla de buenos policías que tienen muy buenas técnicas: “es un detective de primera, reconocido por las agencias internacionales. Sí, pero es pillo, es corrupto. Ahí se acaba todo y lo demás pasa a segundo plano. Lo que estamos haciendo es resolver de manera integral”, dijo en referencia a la detención del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna por corrupción.

“Reconoció que no ha sido fácil, porque se heredó una tendencia al alza en delitos en general, con pocos instrumentos para enfrentar el problema de la inseguridad, de la violencia. Hemos iniciado de cero, no había elementos de seguridad”, reiteró.

También destacó su estrategia de seguridad que incluye elementos como el trabajo coordinado, la creación de la Guardia Nacional y la adecuación de instalaciones para su operación, y la perseverancia de reunirse todos los días con el fin de enfrentar la inseguridad, además de ya no permitir la impunidad.