Con focos rojos en delitos como robo o asalto de mercancía, dinero, insumos o bienes y robo hormiga, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó los resultados de la cuarta edición de la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE), donde el 33.7% de las unidades económicas del país fue víctima de algún delito en 2017.

Según dicho reporte, el 33.7 por ciento de las 4.5 millones de unidades económica que existen en el país fueron víctimas del crimen en 2017; las pérdidas totales que generó la actividad delincuencial y la violencia ascendió a 155 mil millones de pesos, es decir, el 0.86 por ciento del PIB nacional.

En 2017, el delito con mayor incidencia siguió siendo el robo o asalto de mercancía, dinero, insumos o bienes, mientras que el robo hormiga ha superado a la extorsión como el segundo delito con mayor incidencia.

El costo promedio del delito por unidad económica en 2017 fue de 66,031 pesos, mientras que en 2015 fue de 57,779 pesos. En las unidades económicas grandes el costo promedio pasó de 1.4 a 1.9 millones de pesos entre 2015 y 2017; de igual forma, en las unidades económicas medianas pasó de 510 mil a 725 mil pesos.

 La cifra negra de los delitos ocurridos durante 2017 al sector privado asciende a 86.6%. En estos casos no hubo denuncia, o bien, no se inició averiguación previa o carpeta de investigación.