Aun cuando la Secretaría de Salud recomendó evitar actos que congreguen a más de mil personas como parte del protocolo para detener el contagio masivo del Covid 19, este jueves el presidente Andrés Manuel López encabezó la ceremonia de clausura del curso de formación inicial para personal de la de la cuarta generación del Curso de Formación Inicial para la Guardia Nacional.

Durante el acto, el mandatario rompió con el protocolo de la “sana distancia”, ya que hubo saludos de mano a unos 120 nuevos uniformados.

En la ceremonia se congregaron 2 mil 740 egresados y unos 2 mil familiares en las gradas, así como  invitados especiales y prensa en el Centro de Adiestramiento Especializado de Policía Militar, en el Campo Militar No. 37-C, 2 en el campo militar número 37-C, ubicado en el municipio de Huehuetoca, Estado de México.

Mil familiares de los egresados fueron ubicados en gradas y 400 más en otras áreas, sentados unos junto a otros.

En el presídium, estuvieron, además del mandatario federal, los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, y el gobernador de la entidad, Alfredo del Mazo, así como los titulares de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de Marina, Rafael Ojeda.

Durante su discurso, el presidente pidió a los nuevos guardias nacionales resistir propuestas indecorosas y no caer en la corrupción. “Tienen que actuar con principios y honestidad y “en respuesta, el gobierno les va a garantizar buenos sueldos y prestaciones”, señaló.

Luego mencionó que la Guardia Nacional es indispensable para garantizar la seguridad pública, al resaltar que sin paz “no vamos a poder llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública del país”.

Recordó que recurrió a las Fuerzas Armadas para integrar la corporación y que pudiera estar en las 260 regiones en que fue dividido el territorio nacional, con instalaciones propias para evitar que estuvieran en condiciones indignas, como ocurrió con la extinta Policía Federal. Reiteró que espera que para este año la corporación tenga presencia en 100 coordinaciones regionales, y el próximo, se cumpla la meta.

Después de que el General Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional garantizó que “no habrá excesos, abusos, corrupción, maltrato y deslealtad” en la institución. “Nosotros trabajamos diariamente para rechazar estas conductas. Señor presidente, la lealtad de la Guardia Nacional está con usted y con el pueblo de México”, afirmó.

El evento comenzó con 80 minutos de retraso, por lo que cuando el mandatario arribó solicitó una disculpa a los asistentes y les dijo que “tuvimos asuntos que tratar de cierta urgencia y por eso nos demoramos.

Al final de su discurso, López Obrador envió un saludo a la distancia a los asistentes y les envió un abrazo afectuoso, en referencia a las medidas preventivas.

Esta ceremonia se realizó aun cuando el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reiteró la solicitud de evitar reprogramar todas las congregaciones masivas superiores a 5 mil personas.