“El Grande” revela nuevos detalles entre presuntas relaciones entre Arturo Beltrán Leyva y Genaro García Luna

120
Sergio Villarreal Barragán El Grande

Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”, lugarteniente de los Beltrán Leyva, continuó este martes con su testimonio ante el juez Brian Cogan de la Corte federal del Distrito Este, en Brooklyn, Nueva York, en el juicio recién iniciado contra el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en el gobierno de Felipe Calderón, Genaro García Luna.

Este día, reveló que después del arresto de Alfredo Beltrán Leyva «El Mochomo», su hermano Arturo secuestró a García el Luna: “Fue en una carretera del estado de Morelos, rumbo a Cocoyoc”, dijo «El Grande» y detalló que Beltrán Leyva lo liberó y siguió recibiendo “su cuota mensual” de soborno.

El plagio habría sido como consecuencia de secuestro de García Luna ocurrió presuntamente durante los enfrentamientos entre los Beltrán Leyva contra Ismael «Mayo» Zambada, Joaquín «Chapo» Guzmán, Ignacio «Nacho» Coronel y Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”.

“El Grande aseguró que Arturo Beltrán Leyva sospechó que García Luna lo había traicionado favoreciendo al Cártel de Sinaloa tras el arresto de «El Mochomo», por lo cual decidió secuestrarlo.

“García Luna dejó de contestar las llamadas de Arturo, incluso las que se hacían a través del Luis Cárdenas Palomino, su brazo derecho en la SSP”, añadió el testigo colaborador, quien cumplió una condena de 13 años de prisión en EU y ahora está libre, pero vigilado por agentes del FBI.

El testigo señaló que García Luna fue secuestrado en una carretera del estado de Morelos, con dirección a Cocoyoc y desde ahí lo trasladaron a una casa de seguridad “para ver a Arturo”, contó Villareal Barragán.

“En la oficina, Arturo Beltrán Leyva le leyó la cartilla a García Luna y le preguntó de qué lado estaba. Tras llegar a un acuerdo, entendimiento lo dejó ir y determinaron un pago mensual entre 1 millón y 1.5 millones de dólares mensuales para que lo siguiera apoyando.

Finalmente indicó que él mismo acudió a la casa de seguridad para reunirse con Arturo Beltrán. En el piso encontró que “estaban los cargadores” de las armas de los elementos de la escolta de García Luna, inhabilitados durante el presunto secuestro de su jefe.

Beltrán Leyva grabó conversaciones con García Luna

“Para Arturo Beltrán Leyva no había nada imposible”, indicó, aduciendo que su jefe, grabó conversaciones que sostuvo por radio con García Luna para arreglar diferentes asuntos.

“Arturo grabó algunas conversaciones que sostuvo con García Luna… yo no entregué grabaciones a nadie”, aseguró en su testimonio al ser interrogado por César de Castro, el abogado defensor. Sin embargo, reconoció que no las tiene y no sabe si alguien las conserva, por lo que se podría desechar como prueba.

De hecho, el defensor planteó en su argumentación de apertura del juicio, que los fiscales del Departamento de Justicia no tienen grabaciones, entre otras pruebas; para incriminar a su cliente.

“El Grande” se limitó a decir que él estuvo presente “en algunas de las conversaciones que fueron grabadas” y que su jefe siempre ponía el altavoz para escuchar al funcionario federal.

El abogado defensor estimó que García Luna supuestamente recibió unos 230 millones de dólares entre 2001 y 2010. De acuerdo con el abogado, no hay evidencia de que el ex funcionario federal tiene ese dinero.