Esta vez no fue una orden de Andrés Manuel López Obrador. Se trató del decreto promulgado por el gobernador actual del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, mediante el cual la legislatura estatal eliminó privilegios con los que contaban los ex mandatarios mexiquenses quienes eran asistidos por personal de seguridad y ayudantía a cargo de recurso público.

La diputada Azucena Cisneros Coss presentó la iniciativa en diciembre de 2018 para dejar sin efecto el decreto que data de 1945, así como otro acuerdo del Ejecutivo que es de 1993. El 5 de marzo se aprobó la derogación por el pleno del Congreso del estado.

De acuerdo a la información oficial, el Gobierno del Estado de México pagaba para que seis personas asistieran a los exgobernadores, es decir dos de seguridad, dos de ayudantía, un chofer y una secretaria.

“Eso en teoría, porque en la práctica la realidad era que los ex mandatarios mexiquenses tenían más de una decena de personal de apoyo, y en algunos casos sumaban hasta 32”, según lo la legisladora.

Con la promulgación del decreto ahora los ex gobernadores ya no podrán tener ningún tipo de apoyo o asistencia de personal que se pague con el erario de la entidad. Es decir, Eruviel Ávila, Enrique Peña Nieto, César Camacho, Arturo Montiel, Alfredo Baranda e Ignacio Pichardo deberán tomar de su bolsa el pago de sus escoltas, así como sus secretarias y asistentes.