Aún cuando el Congreso no ha probado la legislación secundaria en la materia, el Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, justificó la decisión de poner en marcha a la Guardia Nacional.

De acuerdo a Durazo, el Segundo Transitorio de la reforma constitucional establece que mientras se expide la Ley, la Guardia Nacional asumirá los objetivos, atribuciones y obligaciones previstas en la Ley de la Policía Federal.

Además,  aseguró que, la nueva corporación está facultada para llevar a cabo acciones para salvaguardar la vida, integridad, seguridad y derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y paz público, aplicar y operar la política de seguridad pública y prevenir a investigar la comisión de los delitos.

Durazo sostuvo que, entre las atribuciones previstas en el artículo 8 de la Ley, están el realizar detenciones en flagrancia y poner a los responsables a disposición del Ministerio Público, recibir denuncias, investigar delitos bajo mando y conducción del MP, además de realizar verificaciones, aseguramientos y ejecutar órdenes de aprehensión.