Durazo explica la razón de estado por la fue liberado Ovidio Guzmán

660

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño, afirmó que la liberación de Ovidio Guzmán,  en un operativo fallido celebrado el pasado 17 de octubre en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, fue consecuencia de una razón de Estado pues se privilegió la vida de los ciudadanos que se encontraban en riesgo de ser atacados por los integrantes del Cártel de Sinaloa que buscaban rescatar a uno de sus líderes.

“En la decisión de retirarnos del inmueble ya controlado en el que se encontraba el presunto delincuente privó una razón que, de tan profunda, se convierte en razón de Estado: la salvaguarda de la vida e integridad física de aquellos que no figuraban entre los beligerantes”, dijo este miércoles durante la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional, acompañado por el gabinete de seguridad.

Durazo Montaño explicó que la primera versión equivocada que se difundió sobre el operativo se hizo con la información que en ese momento recibió el gabinete de seguridad, “y con toda transparencia y honestidad fue corregida en la medida en que fuimos recibiendo información que representaba la realidad de los acontecimientos”, y reiteró que ninguna organización delictiva, por más pertrechada que esté, es más poderosa que el Estado mexicano en términos bélicos.

“En Culiacán habría sido fácil recurrir a un combate de exterminio sin cuartel ni respeto a las garantías individuales. A final de cuentas habríamos ganado, pero, ¿a qué costo?”, cuestionó.

Por su parte, el secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, dijo que durante el operativo algunos subalternos de Guzmán López intentaron conseguir su liberación con el pago de un soborno a los soldados por 3 millones de dólares para el comandante de la fuerza de intervención, pero al rechazar la propuesta fue amenazado de muerte junto con su familia.

Además, los criminales amenazaron con extender los ataques a civiles más allá de Culiacán, en los estados de Chihuahua, Sonora y Durango.

“Este presunto delincuente es de los principales que mueven drogas a Estados Unidos en el ámbito de metanfetaminas y fentanilo. El fentanilo es la droga que actualmente está causando mayores daños a la sociedad en todo el mundo”, dijo.

El operativo contempló la ubicación y el aislamiento de Ovidio Guzmán en su domicilio, seguido de la creación de dos cercos de seguridad conformados por 120 elementos en el exterior, pero no todos pudieron posicionarse debido a que fueron repelidos por los delincuentes.

Expresó que a las 15:30 horas inició la operación, cuando se rodeó el inmueble en un fraccionamiento residencial de Culiacán, luego de haber confirmado la presencia del presunto delincuente y su familia. Durante la captura, Ovidio llamó por teléfono para pedir que cesaran las agresiones contra los militares.

Ovidio salió al estacionamiento de la casa con las manos en alto, ataviado con una camisa clara y una gorra negra. Los soldados le pidieron solicitar a sus hermanos que detuvieran las agresiones porque pondrían en riesgo a la población.

“Sal, sal, sal Ovidio”, dijo ce uno de los elementos de las fuerzas armadas. “¿Traes armas?”, le cuestiona.

“No, ya no”, responde el hijo del Chapo. “Ya no quiero que haya desmadres, por favor”, pidió por teléfono. “Ya paren todo”, insistió en reiteradas ocasiones.

Durante la llamada telefónica con su hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar, asegura que no van a cesar las acciones armadas y amenazó a los militares.

Ante la negativa, a las 15:50, hora del centro del país, comenzaron las agresiones de los delincuentes en diferentes puntos de la ciudad contra los soldados y la ciudadanía.

A las 16:45 horas el gabinete de seguridad informó al presidente López Obrador del enfrentamiento en Culiacán. Cinco minutos después, se reporta que vehículos con gente armada rodearon las Bases Militares de Operaciones en Cosalá, Costa Rica y El Fuerte y que había varios elementos castrenses retenidos.

Posteriormente,  entre las 15:45 y las 17:04 horas,  se registraron agresiones, despojo y quema de vehículos en diferentes puntos de la ciudad, así como la  fuga masiva de reos del penal de Aguaruto y a las 15:45 horas se registraron agresiones a instalaciones militares en varios puntos de la ciudad; el más importante, en una unidad habitacional militar, donde dispararon contra los edificios donde residen civiles y niños, incluso retuvieron a un teniente que protegía a los menores.

Y finalmente a las 19:49 horas se ordenó la cancelación del operativo.

También dijo que usaron técnicas militares, armamento automático y antiaéreo como fusiles de asalto AK-47, R-15, lanzagranadas de 40 milímetros, ametralladoras y fusiles calibre 50 y se disponían a agredir a la población.

Según Sandoval, Ovidio Guzmán no pudo ser puesto a disposición de alguna autoridad federal o ministerial hasta llegar al aeropuerto, donde fue liberado. En total, estuvo detenido durante 3:34 horas.