Tras permanecer prófuga 20 meses, Mónica García, directora del colegio Rébsamen, que se desplomó durante el terremoto del 19 de septiembre de 2017, fue detenida este sábado, acusada de la muerte culposa de 19 niños, alumnos del plantel y siete adultos, un delito tipificado como grave.

Entre versiones contradictorias sobre la detención, señaladas por el gobierno capitalino y el abogado de la imputada, Mónica García Villegas ingresó al penal femenil de Santa Martha Acatitla luego de ser detenida.

La procuradora Ernestina Godoy informó que la profesora fue en un restaurante (Toks) de Calzada de Tlalpan, tras una denuncia ciudadana que alertó sobre su paradero, luego que el pasado 30 de abril se ofreció una recompensa de 5 millones de pesos por datos sobre su paradero.

Por su parte, el abogado, Javier Coello Trejo de la imputada hasta este domingo, informó al periódico Milenio que la detenida se entregó de manera voluntaria tras haber negociado con un diputado local y la secretaria de Gobierno de Ciudad de México, Rosa Icela Rodríguez, y un subsecretario. “Es una mentira de la procuraduría que la hayan aprehendido (…) ella me avisó que se entregó”, aseguró.

Godoy resaltó que “no hay otra versión” sobre el caso, pues aseguró que la detención se realizó con base en la denuncia que “esta vez sí fue información fidedigna”.

“De ese 30 de abril al día de hoy hubo 16 personas que dieron información dónde podíamos ubicarla; la procuraduría acudió a todos los lugares: Mérida, Oaxaca, Puebla, Estado de México, Chiapas, Guerrero, Ciudad de México y hoy en este restaurante”, agregó la funcionaria capitalina.

Además la Procuraduría capitalina informó que dará cumplimiento a una segunda orden de aprehensión contra García Villegas por el delito de uso de documentos falsos.

Durante la audiencia que se desarrolla en el Tribunal Superior de Justicia, Mónica García se declaró inocente y aseguró que se ha dedicado a educar menores de edad por 33 años. En un testimonio de casi 20 minutos, señaló que el día del sismo ella permaneció en el inmueble para ayudar a las víctimas e incluso algunos padres se lo agradecieron.

Ante la juez de control Esperanza Medrano Ortiz, el fiscal de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) indicó que por tratarse de un asunto que involucra a víctimas menores de edad, solicitó que la audiencia se realizará de forma privada, una petición apoyada por defensores públicos, y por la juez.

Sin embargo,” aún está pendiente la detención de los funcionarios del gobierno de la Ciudad que permitieron que la construcción del Colegio Rébsamen fuera irregular”, afirmó Alejandro Jurado, papá de Paola, una de las 19 pequeñas que murieron en la escuela.

Entre las irregularidades, se encuentra la construcción de un apartamento en la parte superior del inmueble, que presuntamente era habitado por la directora, lo que ocasionó un sobrepeso sobre el inmueble, favoreciendo que se desplomara con el movimiento telúrico.

El padre de la víctima aseguró que luego de saber que la muerte de los niños estuvo relacionada con irregularidades en la construcción, un grupo de padres decidieron ampliar la investigación de los hechos.

«Con la detención que se le hace a la señora, que es parte ya del proceso, faltan más funcionarios públicos que seguramente fueron negligentes, sí fue Mónica García Villegas la que inició toda la corrupción, pero de igual manera hubo funcionarios públicos que la permitieron y, en este caso, lo importante es que está detenida», dijo.

«Desde que empezamos a ver las anomalías del edificio, el sobrepeso que tenía la escuela, el penthouse que estaba, nos dimos a la tarea de investigar y, en este caso, el apercibimiento de las denuncias y demandas que hemos interpuesto», concluyó.