El fiscal de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara confirmó que este lunes se ejecutó una orden de aprehensión contra de José Ángel “M”, abuelo del menor de 11 años que mató a una maestra e hirió a otro docente y a varios de sus compañeros, la mañana de este viernes en el colegio Cervantes de la ciudad de Torreón, para posteriormente quitarse la vida.

El tutor del menor está acusado del delito de omisión en el homicidio doloso de la maestra María Assaf, pues se le responsabiliza de negligencia en el uso de armas al interior de su hogar, pues esto permitió que el menor las llevara al colegio.

El imputado ya fue detenido y se encuentra en el Penal de Torreón y ya corre un nuevo periodo para sostener los datos de prueba que respalden la carpeta de investigación, así como la estrategia de la defensa.

En caso que se determine su responsabilidad en este delito, el imputado del menor podría ser merecedor a una pena de 18 a 35 años de prisión. José Ángel “M”, quien tiene entre 58 y 60 años de edad, fue detenido este lunes, confirmó el fiscal general de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara.

“Se le atribuyó ‘de alguna forma’ el homicidio de la maestra, “desde luego por haber asumido una conducta omisiva que tiene que ver con haber sido negligente en la tenencia de armas de fuego en un domicilio particular”, abundó el fiscal estatal.

En la investigación, señaló que el menor carecía de valores y de atención “Por lo menos eso revelan las primeras investigaciones que hemos realizado”, indicó y agregó que en el hogar del niño se aseguraron videojuegos de contenido violento, juguetes bélicos y más allá de juguetes, simulación de pistolas de aire“.

El fiscal indicó que el abuelo “es el referente, el que lleva las riendas en el hogar y es a quien le corresponde de alguna manera establecer ciertas medidas de prevención”, por lo que comete el acto de omisión.

También informó que se rastrea el origen de las dos armas, calibre .25 y .40, utilizadas por el niño. “Se han solicitado el seguimiento para determinar de dónde provienen”.

El procurador mencionó que el menor debió recibir alguna instrucción sobre el uso de las armas, incluso de carácter virtual. “Estás tecnologías permiten una capacitación en varios aspectos, no solo en el manejo de armas”, detalló y especuló que el hecho de haber hallado pistolas de aire en el domicilio, le permitió al menor practicar con ellas.

Finalmente aclaró que los padres del menor se han mantenido reservados a declarar.