La maestra María Assaff Medina, quien murió asesinada por uno de sus alumnos, quien posteriormente se quitó la vida en el Colegio Cervantes, de la ciudad de Torreón este viernes, fue sepultada en el panteón Jardines Eternos este domingo.

El niño fue el autor de un tiroteo al interior del Colegio Cervantes y además de la maestra fallecida, también un profesor y cinco alumnos más resultaron lesionados, mientras que el menor se quitó la vida después de disparar.

En las exequias estuvieron presentes familiares, amigos, maestros, padres de familia y alumnos le dieron el último adiós a la maestra en la capilla de la Funeraria Serna, ubicada en la ciudad de Gómez Palacio, Durango, de donde era originaria. La víctima fue recordada como una heroína pues su accionar evitó una desgracia mayor en el plantel.

Al término de la misa, los presentes se acercaron a dar el pésame a la familia. El cortejo fúnebre partió poco después de las 11:00 horas. En el panteón la ceremonia se realizó de manera privada, a solicitud de los deudos.

Por su parte, el cuerpo del niño agresor fue llevado al Panteón Jardines del Parque. Previamente se velaron sus restos en una funeraria ubicada en Periférico Raúl López Sánchez de Torreón, dentro del Ejido San Antonio de los Bravos, desde donde un cortejo fúnebre compuesto de siete vehículos salió rumbo al panteón para darle destino final.

La misa se realizó cerca de las 09:00 horas de manera privada.

El cuerpo del pequeño comenzó a ser velado desde la mañana del sábado en un servicio privado, donde solamente se pudieron observar a familiares mayores de edad. En una breve ceremonia, alrededor de 50 familiares del pequeño le dieron el último adiós a su cuerpo, liberando globos blancos al aire.