Cuatro de cada cinco mexicanos acepta que las escuelas del país tienen focos de violencia, a través del bullying, de acuerdo con una encuesta realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP).

El estudio reveló que los factores que han detonado la violencia en los planteles educativos son: la delincuencia, la falta de preparación de los profesores, la falta de condiciones adecuadas, el bullying y la reforma educativa, son algunos de los temas que más preocupan a los padres de familia.

En cuanto al bullying, el 80% de los encuestados aceptó que existen diferentes niveles de violencia en las escuelas a la que asisten sus familiares o hijos. Y se pronunciaron por retomar la enseñanza de educación cívica y valores en el nivel básico.

De acuerdo al estudio, el 76.8% de los encuestados  cree que otro factor que influye en los altos niveles de violencia en las escuelas es el bajo nivel de educación de la población y esto incide en los índices de delincuencia que se registran en el país.

Por lo que la educación es un factor muy importante para el progreso del país, ya que quien tiene una mayor educación tiene mayores probabilidades de obtener mejores ingresos. Además, opinaron que es mejor la educación que se imparte en las escuelas privadas.

Por el lado del bajo rendimiento académico, manifestaron que los factores que provocaron esta situación son: falta de capacitación y actualización de los maestros, falta de interés del gobierno por la educación, planes de estudio anticuados, falta de recursos económicos, la falta de educación en valores inculcada en casa.

Además, para resolver la problemática de la deserción escolar, consideraron que el gobierno debe incrementar los apoyos sociales, pues perciben que el gasto público en materia de educación es insuficiente.

Casi la totalidad de la población muestra dijo que el desarrollo de habilidades científicas y tecnológicas es muy importante en los estudiantes de todos los niveles educativos, así como su alimentación y las oportunidades que se ofrezcan a las personas con alguna discapacidad o a los indígenas, pues consideran que siempre hay algún tipo de discriminación en el ámbito de la educación.

En cuestión de números, la gente calificó con un 7.6, de una escala del 1 al 10, a los profesores en general y el 57.4% los consideró como muy buenos. Además, contestaron que sí se sienten tomados en cuenta como padres de familia, aunque advirtieron que no existe una oferta educativa que satisfaga la demanda de los jóvenes a nivel bachillerato ni a nivel licenciatura.