Como parte de la segunda fase del Parque Ecológico Lago de Texcoco, en los terrenos del que sería el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) creará un lago artificial sobre la losa de cimentación con forma de “X” que sería el edificio principal del proyecto diseñado por el arquitecto británico, Norman Foster, y una parte de la Pista 2 que se encontraba en proceso de precarga, en las que ya se habían invertido 14 mil millones de pesos.

De acuerdo con el arquitecto y paisajista urbano Iñaki Echeverría, director general del Parque Ecológico Lago de Texcoco de Conagua, en estos terrenos se reestablecerá n las lagunas de regulación Casa Colorada, Xalapango y Texcoco Norte, que recibían 6.8 millones de metros cúbicos de agua provenientes de siete de los nueve ríos del oriente del Valle de México que fueron eliminados para realizar este nuevo proyecto de infraestructura.

“Hay ciertas piezas que no es necesario que desaparezcan para recuperar el buen funcionamiento del sitio. A la losa de la terminal no tiene ningún sentido hacerle nada, está 4.5 metros bajo nivel freático; está evaluándose la estabilidad de las columnas de lo que iba a ser la techumbre, los embudos de acero para ver que tengan un desempeño adecuado”, explicó.

El terreno ocupa 4 mil 500 hectáreas dentro de las 12 mil 363 que conforman el Sistema Hidrológico del Lago de Texcoco, en donde ahora se creará el parque y se instalarán zonas deportivas, culturales y una reserva ecológica.

La nueva laguna tendrá una capacidad de regulación de 5 millones de metros cúbicos de agua con una planta de bombeo tuvo una inversión de 800 millones de pesos. Al cuarto trimestre de 2012 se pagó un importe de 6 mil 570 millones de pesos por la losa de cimentación que quedó con 78 por ciento de avance

Como parte de la construcción de la nueva terminal aérea, la Conagua había reubicado la capacidad de las lagunas Casa Colorada, Xalapango y Texcoco Norte a través de cinco pequeñas lagunas alrededor del Lago Nabor Carrillo para evitar que la obra se inundara. Todos estos trabajos habían tenido una inversión de 17 mil millones de pesos.

Mientras que para el pago por los pilotes de cimentación fue de poco más de mil millones de pesos con un avance total de la obra, mientras que por la construcción de la Pista 2, que quedó con 69 por ciento, se pagaron 6 mil 729 millones.

“Vamos a recuperar ese vaso regulador, mantener las cuatro primeras lagunas y alimentarlas con una previsión a futuro, no solo de forma inmediata que tenga la capacidad de coadyuvar en protocolos de lluvia en la zona”, explicó en entrevista con el periódico Milenio.

La construcción del Parque Ecológico Lago de Texcoco se realizará durante cinco años y se dividirá en cuatro fases. La primera arrancará en dos meses y se ejecutará en el Lago Nabor Carrillo, la segunda corresponde al polígono del NAIM: al norte está la zona del Caracol y al sur-poniente una zona de infraestructura de bordos que colinda con el municipio de Nezahualcóyotl.

“Vamos a empezar la obra de un parque público más activo en unas 300 hectáreas, se encontrará en una zona entre el Lago Nabor Carrillo y la autopista Peñón–Texcoco. Planeamos que esté listo para el próximo año, durante el Día Mundial del Agua, hacer una visita ya con una muestra del parque, con el nivel del lago ya recuperado. El plazo completo de la obra, ya con toda la apertura, se dará en el segundo semestre del año que viene”, agregó.

El objetivo del programa será  federal dijo que el objetivo es recuperar el volumen del lago, en una extensión de 903 hectáreas, como parte del sistema de regulación hidrológica de la zona, por lo que se llevará a cabo su desazolve y saneamiento.

Además se recuperará la vegetación que resiste las sales, por lo que se construirá un vivero especializado, para reforestar al menos 130 especies diferentes que se están analizando en coordinación con el arquitecto Pedro Camarena, quien participó en la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel.

También se construirán playones artificiales para reponer aquellos que se inundarán con la recuperación del nivel del agua.

Los beneficios

Este parque será uno de los más grandes del mundo, con una extensión 20 veces superior al del Bosque de Chapultepec y ayudará a un mejor manejo hidrológico del Valle de México con lagunas de regulación para prevenir inundaciones de municipios aledaños; regenerar humedales que reactiven la flora y fauna de la zona y mitigar daños ambientales provocados por la emisión de partículas PM10.

Además estará rodeada por comunidades que suman 8.5 millones de personas, de forma inmediata 4.5 millones rodean al parque y beneficiará además a los habitantes de la Ciudad de México.