La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que existe un “pacto de no agresión” entre los cárteles de Tláhuac, Jalisco Nueva Generación y la Unión de Tepito, lo que ha evitado conflictos armados en la Ciudad de México y el Área Metropolitana del Estado de México, revelaron funcionarios del gobierno federal, que intervinieron llamadas telefónicas a Luis Felipe “N”, “El Felipillo”, presunto líder del cártel Tláhuac, desde noviembre pasado.

La Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (Seido) solicitó a un juez de control diversas órdenes para intervenir los números telefónicos de Luis Felipe y de sus medias hermanas Diana Karen “N”, “La Princesa o La Negra”, así como de Samantha “N”, “La Sam”, la primera, considerada sucesora de “El Felipillo”, mientras que es una supuesta operadora financiera de la organización.

Todos son hijos de Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, abatido el pasado 20 de julio de 2017 durante un enfrentamiento armado con marinos en la colonia La Conchita Zapotitlán, alcaldía de Tláhuac.

Las llamadas intervenidas permitieron corroborar que “El Felipillo”, ya conocía a los líderes de La Unión y del cártel de Jalisco, y por eso no se agredían entre sí, para controlar de la venta de drogas y de otros actos ilícitos que llevan a cabo en el Valle de México.

De hecho, se detalla cómo miembros del cártel de Tláhuac alertaron a “El Felipillo” sobre narcomensajes contra la organización firmados supuestamente por el CJNG y supuestas extorsiones y amenazas contra comerciantes e integrantes allegados a este grupo que viven y operan en la alcaldía de Tláhuac y en los Culhuacanes, en la alcaldía de Coyoacán.

Según las grabaciones, Luis Felipe ordenó a sus subordinados no realizar ninguna acción contra los otros grupos, porque aseguró que los conoce y que no son ellos los que estaban detrás de dichos actos.

La Unión de Tepito tiene su mayor zona de influencia en la zona Centro, así como en el corredor Roma, Condesa y Polanco, así como algunos municipios del Estado de México.

Mientras tanto, el cártel de Jalisco Nueva Generación tiene presencia en la zona oriente del Estado de México y controla el Valle de Chalco, Ixtapaluca, Chinconcuac, Chimalhuacán, Texcoco y Nezahualcóyotl, así como San Juan de Teotihuacán y Otumba en el norte del estado.

A raíz de una investigación por delitos de delincuencia organizada y secuestro, la Seido comenzó a intervenir las llamadas telefónicas de Luis Felipe, su pareja sentimental Verónica “N”, Diana Karen y Samantha. Allí se confirmó que Verónica no está relacionada con algún delito, por eso está libre.

Sin embargo, Diana, media hermana de “El Felipillo” presuntamente se encargaba de la compra y venta de droga. Se le escucha hablar de kilos, onzas y pagos. Sin embargo, al momento de su captura, se le encontró en flagrancia.

La Fiscalía General de la República (FGR) mantiene abierta una investigación contra “El Felipillo”, por presuntamente asumir el liderazgo del cártel de Tláhuac, tras la muerte de su padre.

Finalmente se le investiga como el probable responsable de una serie de secuestros y extorsiones, en las que inclusive dio órdenes de levantar o mutilar a quienes no pagaran la “cuota”.