El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que es una prioridad de su gobierno dar con el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa que este 26 de septiembre cumplen cinco años desaparecidos.

Acompañado por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, portando una playera de los 43 normalistas, la cual le fue entregada por los padres de los estudiantes desaparecidos.

El titular del Ejecutivo federal explicó que los padres de los 43 normalistas les regalaron la playera y les pidieron que las usaran este día, a cinco años de este hecho: “Es un asunto fundamental para el gobierno que podamos esclarecer los hechos y encontrar a los jóvenes desaparecidos y hacer justicia. No hay ninguna limitante. Se trabaja en colaboración con la FGR y espero pronto se tengan resultados porque se están atendiendo las cosas bien”.

Al cumplir cinco años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, informó que tras investigaciones se plantea la hipótesis de que no hubo contacto entre los estudiantes y grupos criminales.

En conferencia en Palacio Nacional, el funcionario federal informó que tras un análisis de 80 millones de registros de llamadas telefónicas durante cuatro años se identificaron 206 mil llamadas de interés que permitió la construcción de una red primaria de 84 mil líneas prioritarias y 116 números telefónicos.

De esta manera, aseguró que hay “certeza” de cómo se realizó el operativo de los grupos delictivos en la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala.

“Nos han permitido (los análisis de las llamadas) no sólo identificar las olas críticas sino seguir el minuto a minuto de la operación”, comentó el subsecretario de la Secretaría de Gobernación.

Con esta información, Encinas Rodríguez indicó que se han planteado dos hipótesis para el caso: que “en ningún momento hubo contacto por parte de ningún estudiante con un grupo delictivo o con alguno de sus integrantes” y que la operación de los grupos delictivos se dio en Iguala y en su zona conurbada.

Explicó que tras una unificación de registros de búsquedas de fosas de todas las fiscalías relacionadas con la zona, es decir, la de Ayotzinapa, la de Desaparición Forzada, la Unidad Antisecuestro de la SEIDO y la Fiscalía del Estado se pudo extraer 184 cuerpos de fosas clandestinas, de los que 44 fueron identificados; sin embargo, ninguno corresponde al de los normalistas.