Durante el primer semestre de 2019, 6 millones 191 mil 825 adultos en México tuvieron contacto con autoridades de seguridad pública durante el primer semestre de 2019. De ellos, 2 millones 930 mil 379 personas enfrentaron situaciones relacionadas con actos de corrupción, señala la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esto significa que el 47.3% de las personas que fueron atendidas por un servidor público, ya sea para atender un delito, emergencia u otra situación administrativa, fueron invitadas a dar dinero para agilizar su situación o bien ser exonerados en caso de: incidentes de tránsito, infracciones, detenciones por riñas, así como faltas a la moral o administrativas.

La ciudad con cuerpos de seguridad más corruptos fue Acapulco con 73.3% de los casos, seguida por Naucalpan (71.4%), Tlalnepantla (70.8%), Atizapán (69.1%), Ecatepec (64%) y Cuautitlán Izcalli, (63.5%), todos en el Estado de México, entidad que es señalada por tener los policías más corruptos del país. De hecho, durante un periodo de 2018, se les impidió a los uniformados el imponer sanciones de tránsito a los automovilistas.

En cambio, los municipios con menor incidencia fueron: Piedras Negras (8.1%), Colima (11.5%), Veracruz (15.9%), Mazatlán (20.4%) y Mérida, con 23.4%.

Entre los actos de corrupción a los que fueron invitados a participar, los encuestados detallaron:

  • Petición directa de dinero
  • Crear condiciones específicas para que dieran dinero
  • Recurrir a prebendas para agilizar, aprobar o evitar infracciones o de trámites para otros funcionarios vinculados con la seguridad.

Como resultado, 17 millones 936 mil 618 personas adultas estuvieron en esta situación, de los cuales tres millones 824 mil 628 fueron víctimas de actos de corrupción, es decir, dos de cada 10 ciudadanos.