Cártel de Sinaloa “presumió” su arsenal para liberar a Ovidio Guzmán

269

El cártel de Sinaloa mostró el pasado jueves su poderoso armamento para liberar a Ovidio Guzmán López, luego de desatar una batalla en diferentes puntos de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, con el uso de vehículos especialmente modificados para transportar ametralladoras calibre 50  y movilizar sicarios rápidamente hacia diferentes puntos de la ciudad, además de provocar un motín en el que salieron 55 presos, presuntamente integrantes de la organización criminal.

En particular, llamó la atención una especie de “tanqueta”, blindada completamente, que participó activamente en el operativo. Originalmente era una camioneta azul, con redilas medianas y vidrios polarizados. La caja estaba completamente cerrada y en ella se implementó una protección para que una persona pueda disparar un fusil de asalto empotrado, como si fuera un tanque.

La imagen se viralizó en diferentes videos que circularon en las redes sociales sobre el enfrentamiento entre integrantes del cártel de Sinaloa, militares, policías y elementos de la Guardia Nacional.

Es la primera vez que se observa este vehículo y fue ubicado disparando en diferentes puntos de Culiacán contra los cuerpos de seguridad, incluso abriéndose paso entre patrullas y una tanqueta del Ejército que incluso retrocede mientras los soldados disparan contra ella sin causarle daño.

También participaron al menos otras dos camionetas blancas con redilas, conocidas como “estaquitas”, con fusiles de alto poder empotrados en la caja.

Luego de los hechos violentos, a partir de este jueves, una serie de patrullajes de las fuerzas de seguridad para intentar la recaptura de Ovidio Guzmán. Por ello, desde las 19:00 horas de este domingo arribaron a la novena Zona Militar 197 paracaidistas y elementos de fuerzas especiales del Ejército, para un total de 600 soldados más en la ciudad de Culiacán, para combatir a los cerca de 200 sicarios fuertemente armados que obligaron a liberar al hijo del “Chapo Guzmán.

Las huellas que dejó la inmensa balacera del jueves afectaron además la tranquilidad de los habitantes de la capital de Sinaloa, que, pese a encontrarse en el epicentro de las actividades de la organización criminal nunca había vivido una situación tan violenta.

Al respecto, el general Cristóbal Castañeda Camarillo, director de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa, aseguró para el diario La Jornada que la presencia del Ejército en la ciudad ha permitido para que poco a poco regrese la paz.

“Consideramos que ya hay condiciones para desarrollar las labores con normalidad, pero el problema es que la ciudadanía tiene temor. Lamentablemente las redes sociales no ayudan mucho, porque circulan información y videos como si los hechos fueran de ahora, y eso crea miedo y psicosis, lo que evita que se recobre la normalidad. En este momento damos prioridad a la zona de Tres Ríos, que es donde se dieron los hechos del jueves pasado” señaló.

Sobre el vehículo blindado de los criminales, explicó que: se instaló frente al centro comercial Fórum para impedir la movilización de las fuerzas de seguridad, porque eran recibidos con disparos de alto calibre que los obligaban a replegarnos.

“La verdad es que nosotros nos enteramos de lo que estaba pasando por los medios de comunicación. Desconocemos por qué se produjo esa falta de coordinación. Es una facultad de la Federación no informar. Tiene las atribuciones legales para operar en el ámbito de su competencia. Las autoridades federales saben que si nos piden apoyo estamos dispuestos siempre a contribuir al bien común, pero en ese caso no fuimos informados”, agregó.

En total, se contabilizaron 14 enfrentamientos armados en diferentes puntos de la ciudad en un lapso de tres horas, así como la fuga de los 55 reos del penal estatal de Aguaruto. También se robaron las armas de los custodios y vehículos en la calle para enfrentar a los cuerpos estatales de seguridad y escapar rápidamente.

“Tenemos una gran cantidad de automóviles dañados, unos incendiados y otros inservibles por el impacto de los balazos”, mencionó. “Son 2 mil 200 presos, 700 de ellos del orden federal, altamente peligrosos. Es un penal que ya tiene 60 años y carece de las condiciones de seguridad necesarias”.

Finalmente, la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa mostró a los medios el armamento  asegurado a los criminales. Destacan granadas de fragmentación, una granada fumígena (es decir, productora de humo) y más de mil cartuchos.

Asimismo, este domingo se aseguraron: una ametralladora «Minimi»; ocho armas largas; tres armas cortas; siete granadas de fragmentación; tres granadas calibre .40 mm; una granada fumígena; 40 cargadores; cerca de mil cartuchos y 20 vehículos.