El Juzgado Cuarto de Distrito de Amparo en materia Penal con sede en la Ciudad de México otorgó un amparo en favor del narcotraficante prófugo, Rafael Caro Quintero, para frenar una vez más su extradición a EEUU, en caso que sea reaprehendido por las autoridades mexicanas.

Esta suspensión fue obtenida luego que el exlíder del cártel de Guadalajara y actual miembro del cártel de Sinaloa perdió un amparo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) contra la solicitud del gobierno estadunidense para que sea procesado en ese país.

El pasado lunes 25 de octubre, Caro Quintero interpuso un nuevo juicio de amparo que se turnó al Juzgado Cuarto de Distrito de Amparo, contenido en el expediente 895/2019, el acusado señala como autoridades responsables, entre otras, a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Sin embargo, la juez María Dolores Núñez dejó en claro que la suspensión que otorgó sólo detendrá los efectos de la orden de extradición por las autoridades responsables señaladas, por lo que no surtirá efectos si la orden fue dictada por otra autoridad, como la Fiscalía General de la República (FGR).

“Atento a sus contenidos, se tiene a las autoridades oficiantes informando el cumplimiento dado a la medida de suspensión otorgada en este procedimiento de amparo; lo anterior, para los efectos legales a que haya lugar”, destaca la notificación.

Añade: “En tales condiciones, requiérase al promovente del juicio para que en el término de tres días, contados a partir del día siguiente al que surta efectos la notificación del presente proveído, corrija o aclare el nombre de las autoridades que anteceden”.

El pasado 9 de octubre, los ministros de la primera sala de la SCJN rechazaron automáticamente brindar garantías constitucionales a Caro Quintero para evitar su detención en México y posterior extradición a Estados Unidos.

En aquella ocasión, el proyecto estuvo a cargo del ministro Luis María Aguilar, quien determinó que la medida no es anticonstitucional, de acuerdo con las leyes vigentes en nuestro país, por lo que le negó la protección de la justicia.

Caro Quintero salió libre del Penal de Máxima Seguridad de Puente Grande, Jalisco, la madrugada del 9 de agosto de 2013, tras 28 años en prisión, después de ser detenido en Costa Rica en 1985 para ser procesado por el brutal asesinato de Enrique Camarena Salazar, un agente de la Administración para el Control de Drogas de EEUU (DEA, por sus siglas en inglés).

Su pena original era por 40 años preso, pero el juez que seguía su caso consideró que su tiempo en la cárcel había sido suficiente y fue exonerado. Sin embargo, aunque no existen nuevos cargos contra él en México, el gobierno de EEUU emitió una alerta en su contra por lo que la entonces Procuraduría General de la República (PGR) inició acciones para recapturarlo.

El gobierno estadounidense sospecha que Caro Quintero se asoció al cártel de Sinaloa y ocupa un lugar preponderante en la organización, luego de la captura de Joaquín “Chapo” Guzmán en 2015. Sin embargo Caro Quintero asegura que está alejado de la delincuencia y solo quiere “que me dejen en paz”.