El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, informó que la tarde de este lunes se detuvo Gibrán R.S. alias “El Mocho” o “El Fresa”, presunto líder del grupo delictivo “La Línea”, en un operativo por parte de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) en el municipio de Jiménez y poblados circunvecinos.

De acuerdo con el gobernador, además fue detenida Daniela C.L., alias “La reina del sur”, quien se identificó como pareja sentimental de “El Mocho”, Celestino C.F. y Cinthia Giovana G.L., quienes se identificaron como vecinos de la ciudad de Los Mochis, Sinaloa.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR), por los delitos de portación ilegal de armas de fuego y posesión de distintas cantidades de droga, entre ellas “crystal” y cocaína. De acuedo con la FGR el grupo de la Línea ejecutó a dos mujeres y siete menores de la familia de empresarios mexicoamericanos, LeBarón, el pasado 4 de noviembre de 2019.

Además, Corral Jurado felicitó al titular de la SSPE, Emilio García Ruiz, por este logro, pues esta célula criminal había cobrado fuerza en los límites entre Chihuahua y Sonora y fue capturado luego de un importante trabajo de inteligencia.

“Con la detención de Gibrán R.S. ‘El Mocho’, líder de La Línea, damos otro golpe contundente al crimen organizado en Chihuahua. También se detuvo a tres peligrosos cómplices. Felicito al Srio. Seguridad Estatal Emilio García Ruiz y agradezco a Alfonso Durazo el apoyo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana”, escribió en su cuenta de Twitter.

“El Mocho” tiene una orden de aprehensión en su contra por el delito de homicidio y es señalado por su posible participación en diversas actividades ilícitas como es el trasiego de droga, narcomenudeo y extracción ilegal de hidrocarburo.

Para combatir a esta organización, el Grupo de Coordinación para la Construcción de la Paz, en el estado de Chihuahua, consideró a este criminal como uno de sus objetivos prioritarios.

Mientras que el operativo para detenerlo generó diversas agresiones en contra de instalaciones y personal de los cuerpos de seguridad pública del estado, además de incendiar varios vehículos en la ciudad de Jiménez y en la carretera que conduce a Camargo.

“Lo que buscaron no solo fue generar distracción, sino obstaculizar el trabajo de los elementos aprehensores, por lo cual solicitamos el apoyo del Ejercito Mexicano, de la Guardia Nacional y de la Fiscalía General del Estado, para realizar un traslado seguro y ponerlo a disposición del juez de esas causas”, explicó el gobernador.

Caro Quintero se declara “en quiebra”

Por su parte, el exlíder del extinto Cartel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero, aseguró ante el Primer  Tribunal Colegiado en materia Penal de la Ciudad de México, que no tiene posibilidades para conseguir recursos económicos y huir, para evitar su extradición a los EEUU, para enfrentar la acusación que pesa en su contra por el homicidio del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena en 1985.

Por ello, pidió que uno de los magistrados sea declarado impedido para participar en la deliberación de su caso, mientras define si debe o no ser extraditado a ese país donde desde hace 35 años se busca que sea sentenciado por el asesinato del agente.

Los magistrados dieron entrada a la petición del impedimento y será analizada antes de emitir sentencia de amparo, bajo el argumento de que el exnarcotraficante carece de recursos económicos y ni siquiera puede trabajar porque está prófugo de la justicia.

“El nombrado recurrente alega insolvencia porque dice tener más de 60 años de edad, no estar pensionado ni jubilado y como hecho notorio aduce encontrarse sustraído de la acción de la justicia, lo que le impide -dice- laborar o desempeñar alguna actividad por la que pueda adquirir recursos económicos”, señala el acuerdo.

El análisis del impedimento del magistrado Juan José Olvera López será programado hasta que concluya la emergencia sanitaria por el Covid-19 y los órganos jurisdiccionales regresen a trabajar de manera normal, mientras, el gobierno de EEUU ofrece una recompensa de 20 millones de dólares por información que ayude a dar con su captura.

Caro Quintero permaneció 28 años preso en un penal federal pero salió cuando un tribunal federal le concedió un amparo en agosto de 2013. El fallo fue revocado en noviembre de ese mismo año por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En enero de 2015 el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito con sede en Guadalajara, Jalisco emitió una resolución en la que lo declaró nuevamente penalmente responsable, junto con Ernesto Fonseca, Don Neto, por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro y homicidio calificado del agente de la DEA y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar.

Por ello, ordenó reaprehenderlo para que cumpla con los 12 años de prisión que le restan de sentencia, mientras que Don Neto permanece en prisión domiciliaria por su avanzada edad.