La Caminata por la Verdad, Paz y Justicia, encabezada por los activistas Javier Sicilia y dos miembros de la familia LeBarón llegó este domingo al Zócalo capitalino, luego de recorrer unos 70 kilómetros desde la ciudad de Cuernavaca, Morelos. Una vez en la Ciudad de México, los activistas rechazaron reunirse con el Gabinete de Seguridad encabezado por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, en Palacio Nacional.En lugar de eso, optaron por enviar una comisión.

El cuarto y último día de esta caminata comenzó a las 09:00 horas desde la Estela de Luz en, donde fueron acompañados por cientos de víctimas de la violencia, así como personalidades del espectáculo y niños con cáncer, quienes también protestan por el desabasto de medicamentos para su tratamiento.

La caminata se realizó en silencio, aunque en cada “antimonumento”, como el de los niños muertos en la Guardería ABC y de los 43 normalistas de Ayotzinapa, hicieron una pausa para gritar: “verdad, justicia y paz”.

A partir del Ángel de la Independencia y hasta la glorieta de La Palma, los LeBarón marcharon sin un zapato en honor a Mackenzie Langforf, de 9 años, una de las sobrevivientes a la masacre, quien tuvo que caminar 14 kilómetros sin un zapato en busca de ayuda.

También participaron familiares de los 43 normalistas de Aytozinapa, quienes se unieron a la comitiva en el cruce con Bucareli, donde se encuentra su antimonumento. Melitón García, padre de uno de los estudiantes desaparecidos hace cinco años dijo que es necesario vincular los esfuerzos de los movimientos, al tiempo que pidió no dejar que otros intereses los destruyan.

“No están solos; el dolor que traen ustedes es el mismo que traemos por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa”, dijo.

En el Zócalo fueron recibidos por al menos una centena de simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador, con una serie de consignas en su contra: “fuera, fuera, fuera”, “chairos, fifís, chayoteros” y “fuera LeBarón; regresen a su país”.

La estrategia no funciona

Mientras el contingente siguió su paso con el brazo arriba y el puño cerrado en señal de paz. Ya en el templete, Adrián LeBarón pidió unidad para dejar las diferencias y unirse en un solo objetivo.

Dijo que entre los mismos integrantes del Movimiento por la Paz hay diferencias, “aun así marchamos juntos y ese es el primer paso hacia el corazón porque juntos le ganamos al miedo. Aquí no caben etiquetas artificiales. No somos chairos, ni fifís, ni conservadores, ni de la izquierda; somos seres humanos luchando por vivir”.

Durante su intervención, Javier Sicilia Zardain advirtió: “Ya es tiempo de poner un verdadero alto a tanto dolor, muerte, humillación, a tanta mentira”, al tiempo que criticó la estrategia de seguridad del gobierno federal y anunció que no se reunirían con el gabinete de seguridad, pues “igual que los gobiernos anteriores redujeron el drama y la tragedia humanitaria del país a un asunto de balas, de seguridad, esa no es una política correcta, ni los balazos ni los abrazos”.

Y agregó: “¡No tenemos nada que hablar con el gabinete de seguridad!”, mientras una comitiva de mil 200 personas que se unieron al movimiento aplaudieron.

La negativa también fue una respuesta directa al mensaje enviado por el presidente a la protesta pues señaló que no los recibiría “para evitar un show y cuidar su investidura presidencial”.

“Tienes la disyuntiva de continuar caminando hacia el horror por el que los primeros pasos de tu gobierno han transitado o de unirnos y llevarnos a todas y a todos mediante una política de Estado basada en la verdad, la justicia y el respeto”, dijo Sicilia al mandatario.

Al terminar sus mensajes, enviaron a Palacio Nacional una comisión de víctimas para entregar  una serie de documentos, incluida una propuesta de justicia transicional.

“Mantuvimos un diálogo atento y respetuoso para escuchar sus demandas y propuestas”, dijo Alfonso Durazo en su cuenta de Twitter. Por su parte, Sánchez Cordero garantizó que habrá verdad y justicia para las víctimas y ofreció que trabajarán conjuntamente para alcanzar ese propósito, “como es y ha sido el compromiso de este gobierno”.

Mientras que los representantes de la Comisión indicaron que no hubo diálogo con el gabinete de seguridad y que solo se entregó el proyecto para que lo revise el presidente.

Por su parte, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, rechazó que el presidente haya desairado a la caminata, pues estaba el gabinete de seguridad en espera de conversar con ellos.

Escala en el Senado para entregar propuesta

Los manifestantes aprovecharon también para entregar a las fracciones de oposición en el Senado su agenda ciudadana en demanda de una reforma de “justicia transicional”, así como su propuesta ciudadana para la construcción de una política sobre verdad, justicia y reparación, pues negaron que el objetivo de la caminata haya sido para armar un show.

Los manifestantes puntualizaron que el año pasado dejó 35 mil víctimas de homicidio y feminicidio y se trata de un problema heredado por administraciones anteriores, pero señalaron que la presente administración se ha dedicado a “criminalizar a los migrantes, de no fortalecer a las instituciones de atención a víctimas y de afectar a las comunidades indígenas con megaproyectos”.

“No hay que repetir el pasado. Ese pasado nos ha destruido y continúa destruyéndonos. Hay que crear lo nuevo que preserva la vida. Una verdadera y auténtica transformación del país debe sustentarse en la verdad, la justicia y la paz”, insistió en nombre de los integrantes de la Caminata por la Paz.

La propuesta de Sicilia  Zardain incluye un mecanismo internacional para investigar y sancionar penalmente a delincuentes, una comisión de la verdad para detectar los patrones de violencia en el país y un mecanismo de reparación del daño para los familiares de víctimas.

“Sabemos que no es fácil. Nunca es fácil enfrentar con medidas radicales una crisis civilizatoria del tamaño de la que hoy padecemos, pero no hacerlo desde la raíz de la verdad y la justicia hará que la violencia reine para siempre sobre un campo de osarios, despojo y miedo”, advirtió.