La Fiscalía General de la República (FGR) informó que avanza el proceso de extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, con el apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Sobre el caso, el presidente Andrés Manuel López dijo que el proceso es favorecido por los acuerdos de colaboración con el gobierno de los EEUU para cumplir con el procedimiento. Explicó que anteriormente “no se procedía porque no estaban bien hechos los expedientes ya sea por falta de profesionalismo o de manera intencional, pero se arregló y por eso procede la extradición”.

Además, aseguró que anteriormente las extradiciones solo procedían cuando eran solicitadas por el gobierno de EEUU. También informó que se trabaja en la extradición del ex titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, Tomás Zerón quien fue localizado en Canadá.

La ruta de los desvíos de Duarte

Las investigaciones a Duarte Járquez condujeron a la FGR a la empresa Financiera de la División del Norte, que presuntamente realizó el desvío de recursos públicos a diversas cuentas bancarias en nuestro país.

Poco después de cumplir un año como gobernador, el 10 de enero de 2012, el Servicio de Impuestos Internos pagó 12 millones de pesos a esta empresa a través del cheque número 016465. El pago fue acreditado “para la adquisición de vaquillas productoras de carne”, que se utilizó para justificar la salida irregular de dinero de las arcas chihuahuenses.

El pago fue procesado por el entonces director General de Programas de Inversión que, en su calidad de funcionario, firmó la documentación para liberar los fondos públicos a solicitud de Carlos Gerardo “H”, uno de los hombres más cercanos a César Duarte, fue diputado federal y murió la tarde del 20 de marzo de 2017 en un accidente automovilístico en la carretera Parral-Chihuahua.

Según un testigo protegido bajo el código 5M4GYUH19A/2019, él exdiputado solicitó el crédito a nombre del entonces gobernador y detalló que la subvención se otorgó de manera inapropiada a Financiera División del Norte.

“Se simuló que se utilizaría para fines públicos cuando en realidad fue directamente al patrimonio de César “Duarte”. También, el procedimiento fue irregular al establecido, pero fue apresurado a pesar de que hubo transacciones prioritarias que se habían programado anteriormente”, detalló el testigo.

De acuerdo con el Informe Técnico Financiero-Contable del 9 de mayo de 2019, esta subvención fue solo una simulación, dado que el 11 de octubre de 2011, se pagaron 12 millones de pesos.

También se descubrió que para lograr los desvíos se utilizó a una institución Federal “Financiera Rural” la cual, según la ley que lo regula, otorga créditos a productores e intermediarios financieros.