El gobierno del estado de Morelos no pudo frenar la ola de inseguridad y violencia que se vive en la entidad. En consecuencia, surgieron diferentes guardias comunitarias o grupos de autodefensas en al menos 25 comunidades de 12 municipios de tres regiones.

En entrevista con La Jornada, líderes de estos grupos explicaron que por este ‘‘hartazgo social’’ y ‘‘vacío de autoridad’’, es la segunda vez que surgen policías comunitarias en Morelos, pero a diferencia de la primera ocasión, esta vez se propagaron ‘‘como pólvora’’ en poblados de las regiones conocidas como Los Altos de Morelos, Del Volcán y Tierra Grande, en los días previos a las elecciones federales del 1 de julio.

Los dirigentes de las nuevas autodefensas recordaron que la primera vez que surgió este sistema de vigilancia ciudadana (aunque en menor medida y concentrado en Tetela del Volcán) fue en 2010, después de un secuestro en esa localidad en el cual estuvieron involucrados policías de los tres niveles de gobierno. Lo denominaron entonces Grupo Relámpago.

Ahora, subrayaron, las guardias comunitarias o autodefensas tienen mayor fuerza. Calculan que son unos 2 mil integrantes, decididos a proteger sus comunidades de la delincuencia con herramientas de trabajo, radios de dos vías, teléfonos celulares y armas que tenían en sus casas o en las ayudantías municipales, así como con la instalación de barricadas o retenes en las entradas y salidas de sus localidades.

Más información:  https://goo.gl/Et8C6G