En la Ciudad de México se han confirmado 25 casos sarampión en las últimas semanas. Se trata de 10 menores y 15 adultos. De ellos, 11 son presos, nueve de ellos recluidos en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte, informó la titular de la Secretaría de Salud capitalina, Oliva López Arellano.

Los contagios confirmados se encuentran en las alcaldías Álvaro Obregón, Xochimilco, Tláhuac, Tlalpan y principalmente en Gustavo A. Madero, donde se encuentra el Reclusorio Norte.

“En estos casos se hace inmediatamente el cerco sanitario, que implica barrido territorial de 25 manzanas por cada caso sospechoso, para buscar contactos y se aplican vacunas. En la alcaldía Gustavo A. Madero hemos implementado siete cercos vacunales y en las otras demarcaciones. Es un mismo brote, porque todos se han identificado”, detalló la funcionaria capitalina.

Explicó que se trata de un linaje canadiense del virus, por lo que se calificaron como casos asociados a importación. Aunque todavía no se ha identificado quién fue el visitante que portó el padecimiento hasta nuestro país, se confirmó que los primeros casos ocurrieron al interior del Reclusorio Norte, pero destacó que el brote se encuentra controlado, ya que los nueve casos son actualmente asintomáticos.

Detalló que se realizó una vacunación intensiva de más 8 mil personas, entre reclusos, custodios y visitantes familiares. Además, se aplicaron más de 10 mil vacunas en los centros penales de Santa Martha Acatitla varonil y femenil, y la penitenciaría.

“En el Reclusorio Norte, que fue el punto donde hubo más casos, se aplicaron alrededor de 8 mil vacunas, pero ya se inmunizaron los otros reclusorios”, confirmó.

La funcionaria resaltó que para el tratamiento de esta enfermedad, hay una vacuna a diferencia del Covid-19, en el caso del sarampión sí hay una vacuna, por lo que su propagación es controlable, pero invitó a la población a vacunarse y cumplir con el esquema de vacunación y completarlo.

“Es una responsabilidad compartida, servicios de salud tienen la vacuna, las brigadas, la capacitación y el interés, pero las personas deben contar con su cartilla y llevar a sus chiquitos a vacunar”, explicó.

Recordó que la vacuna contra sarampión, rubéola y parotiditis (SRP) consiste de dos dosis: una al año de edad y a los seis años el refuerzo. También están inmunizadas aquellas personas que hayan cumplido con su esquema de vacunación completo y aquellas personas que ya tuvieron la enfermedad.

También confirmó que hay vacunas suficientes para todas las personas que las requieran, entre ellos, los adultos que no estén vacunados, a quienes se les incluyó en los cercos epidemiológicos en los que se les han dado dosis de la vacuna contra sarampión-rubéola.

“En enero-febrero se liberó un lote de 168 mil vacunas para la Ciudad de México, entonces tenemos suficiente vacuna, estamos haciendo todo lo necesario para que en los centros de salud esté la SRP, para que los niños sean inyectados”, detalló López Arellano.

Finalmente informó que se están comprando refrigeradores para que los centros de salud más pequeños tengan un stock de vacunas y no se tenga que programar una fecha posterior para la vacunación, que es como se realiza actualmente.

“Tenemos más de 18 mil dosis administradas en reclusorios y en terreno. Lo que se hace es que se completan los esquemas vacunales de los niños, sobre todo los susceptibles, porque existen estos bolsones de susceptibles que no tienen esquemas completos y también de los contactos, pues adultos que no tienen antecedente vacunal también se inmunizan”, dijo.