Asesinan a 2 sacerdotes jesuitas en Chihuahua; esto es lo que se sabe hasta el momento

51
Sacerdotes asesinados Urique

La tarde de este lunes un grupo armado asesinó y plagió los cuerpos sin vida de los sacerdotes jesuitas, Javier Campos y Joaquin Mora, en la comunidad de Cerocahui, del municipio de Urique, en la sierra Taraumara de Chihuahua. Las primeras versiones indican que los sacerdotes intentaban proteger a un hombre que había entrado a su templo en busca de protección.

En ese momento, un hombre armado abrió fuego y asesinó a los tres hombres. Un comando armado plagió los cuerpos, por lo que otros sacerdotes solicitaron a las autoridades que recuperen los cadáveres.

El presunto asesino fue identificado como José Noel Portillo, “El Chueco”, considerado el principal generador de violencia en la zona turística de Creel. Hasta el mediodía de este martes, los cuerpos siguen extraviados.

En su conferencia matutina de este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador condenó el crimen, así como la gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos y la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Integrantes de la diócesis Tarahumara y comunidad afectada condenaron el crimen:

“La tristeza nos invade, no sólo por los que hoy caen, sino por todos aquellos que han muerto, consecuencia de una guerra absurda y estúpida. Mis hermanos Joaquín Mora y Javier Campos se suman a la ineptitud gubernamental, incapacidad de aquellos que fueron elegidos para protegernos y que nos siguen abandonando a nuestra suerte”, escribió el sacerdote de la diócesis Tarahumara, Francisco Moriel Herrera, en sus redes sociales.

Y agregó: “No es sólo el que aprieta el gatillo sino también aquellos que teniendo el poder para detener esta barbarie y prefieren no hacer nada, ellos también son cómplices.  Tarde o temprano sucedería, todos los sacerdotes de esta región sabemos el riesgo de estar en estas tierras; hoy nos toca sufrir dichas consecuencias y lo asumimos, porque nos sabemos parte del pueblo, al que hemos acompañado en sus momentos de tanto dolor”.

El religioso destacó que los sacerdotes asesinados, Joaquín Mora y Javier Campos eran parte del pueblo, y murieron “en la raya”, intentando protegerlo de la brutalidad, optando por la paz.

“Estas letras son de dolor y amargura y tal vez son las mismas que quisieran plasmar muchos de los fieles del pueblo de Cerocahui y de todos aquellos que conocían a alguno de los padres, porque no sólo eran unos curitas de sacristía, sino verdaderos amigos, papás, hermanos, compañeros de camino, de allí nuestra agonía”, finalizó.

Ambos sacerdotes fueron descritos como entregados y muy queridos en la Tarahumara.

“Son víctimas inocentes de la maldad que impera en nuestro país. Hoy nuestra iglesia está de luto”, indicaron los integrantes de la comunidad afectada.

La comunidad también exigió que se dé seguridad a los demás integrantes de esta comunidad en dicha región.

El Padre Hernán Quezada, integrante de la comunidad jesuita en México, declaró al portal Aristegui Noticias, que espera recuperar los cuerpos de los sacerdotes asesinados.

“Nos estamos moviendo en todos los niveles porque hay un tema, primero, la seguridad de toda la comunidad, es una estación muy compleja y el siguiente es recuperar los cuerpos de nuestros hermanos».

Y agregó: «Eran parte del pueblo, queridísimos, respetados, amados por muchas personas en la Sierra Tarahumara».

Por su parte, la Fiscalía General del Estado en Chihuahua no ha dado más detalles del crimen.

¿Quiénes eran los sacerdotes jesuitas asesinados en Urique, Chihuahua?

Los sacerdotes Javier Campos Morales “El Gallo” y Joaquín César Mora Salazar “El Morita” fueron asesinados alrededor de las 18:00 horas del lunes, de acuerdo con las autoridades de Chihuahua. De acuerdo con información de la Compañía de Jesús,

Javier Campos Morales “El Gallo” nació el 13 de febrero de 1943 en la Ciudad de México. Vivió en Monterrey, NL. Posteriormente ingresó al Instituto de Ciencias en Guadalajara, Jalisco. Ingresó a la Compañía de Jesús el 14 de agosto de 1959, a la edad de 16 años, para ser ordenado sacerdote el 8 de junio de 1972 en la Ciudad de México.

Un año después empezaría su misión como superior local, vicario pastoral y episcopal en la Sierra Tarahumara, en la comunidad de Norogachi.

Fue párroco en Guachochi (1974-1983), Chinatú (1987 – 1999), en Cerocahui (1996 – 2016), para regresar en 2019-2022 donde fungiría como Superior de la Misión Jesuita, Párroco, Vicario de Pastoral Indígena de la Diócesis de Tarahumara, Asesor Regional de CEB’S (Comunidades Eclesiales de Base).

Por su parte, Joaquín César Mora Salazar “El Morita”, nació el 28 de agosto de 1941 en Monterrey, NL. Ingresó a la Compañía de Jesús el 30 de julio de 1958, con 16 años de edad. Fue ordenado sacerdote el 1º de mayo de 1971 en Monterrey, NL, Fue misionero en la Sierra Tarahumara durante 6 meses 1976 en Sisoguchi, donde fue Vicario Cooperador.

En la misma Tarahumara realizó su Tercera Probación (1976 – 1977) y regresaría en 1998-1999. Desde el 2000 fungió como Vicario Parroquial en Chínipas, hasta 2006. Llegó en 2007 a Cerocahui, donde permanecía hasta la fecha.