El activista Julián LeBarón aseguró que los criminales que ejecutaron a tres mujeres y seis niños de la familia LeBarón, en Bavispe, Sonora, el pasado 4 de noviembre grabaron el momento en que dispararon con armas de alto poder contra sus víctimas y posteriormente se da la orden de incendiar una de las camionetas donde viajaban miembros de las familias Langford y Miller.

El deudo explicó que la ejecución estuvo a cargo de, por lo menos 12 hombres vestidos de negro, y que se encuentra en poder de la Guardia Nacional.

“Hay un video de la agresión que sufrió Ronita; al menos 12 sicarios filmaron lo que hicieron. Bajan del cerro gritando “quémenlos” y disparan hacia al vehículo en el que iban mujeres y niños. Esto es diabólico”, señaló Julián LeBarón en entrevista con MVS Radio, donde explicó que los mismos agresores grabaron con sus celulares la masacre.

Además, este testimonio grabado contradice la versión oficial que planteaba una confusión y un fuego cruzado entre dos grupos criminales confrontados. “Nosotros no aceptamos eso”, dijo Julián LeBarón, además reiteró que México no es un país seguro y acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador de no efectuar un gasto eficiente para combatir a los grupos de la delincuencia organizada.

Por ello reiteró la necesidad de reunirse con las autoridades y aseguró que la forma en la que se investiga y se dan a conocer los hechos es incorrecta.

Además, por contar con la nacionalidad estadounidense, la familia LeBarón informó que el pasado 17 de noviembre envió una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump para notificarle que harán una caravana a la ciudad de Washington, D.C., para solicitar una audiencia.

En la carta señalan su profundo agradecimiento por el apoyo mostrado por el gobierno estadounidense e hicieron un llamado para que habitantes de México y EEUU se unan para tener condiciones más seguras para ambos países.

“Nuestras familias están unidas en la creencia de que el bien puede y debe provenir de la tragedia que nos ha dejado a todos destrozados”, señala la carta.

También indican que la caravana llegará a Washington dentro de una semana para que el presidente norteamericano reciba a las tres familias afectadas: Johnson, Langford y Miller. La carta también asegura que “la masacre de La Mora se ha convertido en un llamado a unir a todos para defender la paz y la seguridad no sólo de los Estados Unidos, sino también de México”.

Revelan audios íntimos

También, Kendra Lee Miller compartió una serie de audios que describen la forma en que la familia fue avisada de la tragedia:

«Nita [ininteligible]… sus hijos se han ido, Se han quemado dentro del vehículo. El tío Jeff lo ha verificado, contó los cinco cuerpos. Sus huesos se quemaron, sus cuerpos se quemaron. Dios querido, ruega por todos nosotros».

Los audios de Whatsapp fueron dados a conocer este jueves por la cadena de noticias CNN. Fueron compartidos en un grupo familiar donde se iban informando sobre lo que ocurría.

“Muchahos, la tía Dawna y Christina están muertas. Trevor llegó aquí. No sé cuántos de los niños llegaron. Pero cuenten esto”, se escucha en otra grabación. «Trevor llegó a La Mora. Tía Donna y Christina se han ido. No están… están muertos», inmediatamente después de escucha un profundo lamento.

«Dios querido, todos oren… los policías simplemente vinieron y dijeron que el auto de mi madre voló en pedazos, en la colina. Todos oren, por favor», agregan.

Los audios confirman la hipótesis de los videos y fotos de la prensa internacional en donde se muestra una camioneta calcinada y junto a ella, familiares rompiendo en llanto al ver la desgracia.

Peritajes

Además, la familia confirmó que en la escena del crimen se encontraron alrededor de 200 casquillos calibre .223, marca Remington, usadas en fusiles M-16 y AR-15.

Por su parte, la Fiscalía de Sonora indicó que investiga al grupo delictivo Los Jaguares, vinculado al Cártel de Sinaloa, que podría haberse enfrentado con una escisión de ese mismo subgrupo apoyado por el Cártel La Línea de Chihuahua, así como la de un sujeto que fue detenido armado y con dos rehenes.

Cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar, encontraron primero una camioneta Tahoe incinerada, con los restos calcinados de una mujer y cuatro menores. A 18 kilómetros se ubicó un segundo vehículo con una mujer y dos niños, y a dos kilómetros de la línea divisoria entre Sonora y Chihuahua, en un tercer vehículo, el cuerpo de una tercera mujer.

En consecuencia, el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, aseguró este martes que pronto empezará a operar un programa bilateral “para controlar el tráfico de armas de EEUU a México. De todas las armas vinculadas a un acto criminal, 70% es procedente de Estados Unidos”, dijo.

El pasado 10 de noviembre, el gobierno de México pidió al Buró Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) que participara en las investigaciones, pero de acuerdo con las autoridades mexicanas, los agentes que participen solo podrán hacer diligencias en conjunto con la Fiscalía General de la República (FGR) y no estarán armados.

Reunión con López Obrador

Finalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar dispuesto a reunirse con los deudos para informarles sobre la investigación que se está llevando a cabo para esclarecer el caso  y así “nos tengan confianza”.

“Nosotros no protegemos a nadie. El Estado mexicano no es el principal violador de los derechos humanos, ya no hay impunidad… entiendo que sigan viendo con desconfianza al gobierno, pero ya no somos los mismos. No vamos ocultar nada y no vamos a darle impunidad a nadie”, explicó en su conferencia de prensa matutina de este martes.

Además, señaló que pronto se darán a conocer más detalles. «Está el testimonio de todo lo que se ha hecho en torno a esto; hay un operativo sobre el caso”.

Dijo que esta investigación la realizan en coordinación con las Secretarías de Defensa, Marina y Seguridad, así como con las Fiscalías General de la República y de Chihuahua y Sonora.