Con 68 millones de personas que se han visto obligadas a dejar sus lugares de origen por la búsqueda de mejores condiciones socioeconómicas o por fenómenos como la violencia, el racismo, las persecuciones religiosas, e incluso, por el cambio climático, América Latina está frente a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, de acuerdo al doctor Eduardo García Villegas.

Dicha aseveración se dio durante la ceremonia donde el presidente del Consejo Directivo de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, Manuel Reguera Rodríguez, tomó la protesta a Eduardo García, quien elaboró la tesis «Migraciones: Fenómeno del Siglo XXI»; y a David Figueroa con la tesis: «Importancia del Notariado Latino en la Seguridad Jurídica y Desarrollo Económico de los Países»..

Según dicha investigación, el incremento en solicitudes de refugio que ha recibido la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) en los últimos años. Sólo en 2019, éstas aumentaron 125% respecto al año anterior, equivalente a más de 66 mil peticiones.

Al presentar la tesis “Migraciones: Fenómeno del Siglo XXI”, Eduardo García aseguró que México ha tomado medidas para atender el tema, a través del reconocimiento de los migrantes como sujetos de derecho con base en el marco legal y pleno respeto a la dignidad humana.

Sin embargo, las cifras no lucen nada halagadoras, si se toma en cuenta que al menos un migrante falleció por día (en promedio) en la frontera con Estados Unidos y México en 2019; hasta llegar a un total de 497 muertes el año pasado, de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) , una fuerza civil asociada con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo con el reporte de la OIM, la región fronteriza entre México y Estados Unidos constituye uno de los sitios más visibles de muertes de migrantes en el continente Americano.