El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro recibió amenazas en su contra por parte del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y aseguró que más que una afrenta personal, es un desafío en contra el Estado mexicano.

“Me parece que más que una amenaza específica contra un servidor, pues es una vez más, una muestra de desafío que se está generando contra el Estado mexicano. Lo que estamos viendo es una amenaza contra las instituciones”, dijo.

Por ello indicó que es prioritario que el presidente Andrés Manuel López convoque a cerrar filas para “enfrentar este terrible mal de manera conjunta y coordinada”, indicó. “Se trata de cuidar el país, no cuidar intereses de agenda personal”, agregó.

Además, explicó que este tipo de amenazas generan intranquilidad, pero no se puede gobernar con miedo sino mantener los objetivos claros y con las medidas necesarias seguirá adelante.

“Con los grupos de delincuentes no se platica y no se negocia”, finalizó.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López ofreció protección, a través de las instancias federales, al gobernador de Jalisco, y a la titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra, luego que ambos informaran haber recibido amenazas de muerte por grupos del crimen organizado.

En su conferencia mañanera del viernes el mandatario informó que ordenó establecer comunicación con ellos afectados para ofrecerles apoyo y aseguró que este tipo de reacciones son una consecuencia de la transformación que demuestra que su gobierno al no pactar con la delincuencia común, la organizada o la de cuello blanco.