Al final, Rosario Robles buscaría cooperar como testigo protegido

86

A más de un año de estar en prisión, Rosario Robles Berlanga podría acogerse a la figura de testigo protegido para aportar su testimonio sobre el esquema conocido como la estafa maestra

De acuerdo a la defensa de la exsecretaria de Desarrollo Social,  ya preparan su propuesta, la cual deberá ser aprobada por la Fiscalía General de la República (FGR), como parte acusadora, y luego presentada en audiencia judicial.

Lo que buscan los abogados de la ex funcionaria es recurrir al criterio de oportunidad, una figura incluida en el artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP), que permite al Ministerio Público no ejercer la acción penal contra un acusado si es que considera que esto le reditúa un beneficio, como sería en este caso, con información que vincule a otros implicados en el caso y permita esclarecer cuál fue el destino final del dinero sustraído.

De acuerdo a su abogado, Epigmenio Mendieta, su clienta no quiere pasar el resto de su vida en la cárcel y tomó esta decisión luego de que la Fiscalía General de la República pidiera dos nuevas órdenes de arresto en su contra, por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Estas nuevas órdenes de arresto “orillan a Rosario a tomar esta decisión”, apuntó el letrado sobre el llamado “criterio de oportunidad” que está buscando la exsecretaria y que consiste en colaborar con las autoridades a cambio de beneficios procesales.

Para Mendieta, si se concreta definitivamente que Robles sea testigo colaborador de la Fiscalía, en un mes ella podría estar enfrentando su proceso en libertad, tras pasar más de un año entre rejas.

Cabe señalar que antes de la exfuncionaria federal, cinco de los señalados como cómplices de Robles Berlanga ya han buscado acogerse a este criterio y varios forman parte de los testigos que podrá utilizar el Ministerio Público durante el desahogo del juicio.

Todos ellos han aceptado ya algún grado de participación en la estafa maestra, un esquema basado en la entrega de contratos a universidades públicas, proyectos que jamás se concretaron y sin embargo se pagaron, causando un daño al erario de alrededor de cinco mil millones de pesos.

Las declaraciones de dichos colaboradores, entre ellas las emitidas por Zebadúa González, fueron parte del fundamento para la nueva orden de aprehensión que se libró contra Rosario Robles por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Esta acusación se sumó a la que tenía por ejercicio indebido del servicio público, por la cual ya está sujeta a proceso y prisión preventiva en el Centro Femenil de Santa Martha Acatitla, desde el 13 de agosto del año pasado.