La Comisión Mexicana de los Derechos Humanos dio a conocer un mensaje donde argumenta que ante los desafíos que se han presentado al inicio de este año para que los derechos humanos sean un marco referencial para la acción de las autoridades, nos parece de extrema preocupación la pasividad que ha mostrado la Comisión Nacional de Derechos Humanos que preside desde el pasado mes de noviembre Rosario Piedra Ibarra.

En el misiva afirma que la crisis que representa la inconsistente política migratoria del gobierno mexicano ante las “caravanas migrantes”, la utilización de la Guardia Nacional como “policía fronteriza” que le distancia de sus tareas de seguridad y combate al crimen organizado, las iniciativas de ley que vulneran las libertades individuales, la trasgresión de los derechos a la salud de niños con cáncer así como de sectores desprotegidos, el despido injustificado de los trabajadores de Notimex, así como la falta de atención a las manifestaciones legítimas de los familiares de las víctimas del crimen, son algunos de los temas en donde ha sido notoria la ausencia de la CNDH.

Ante estos hechos, su titular,  José Abel Flores, hizo una llamada puntual y urgente para que Rosario Piedra, cumpla su palabra y sea portavoz de las demandas de las víctimas y sus familiares.

“Nuestro llamado a la Titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es para que sea firme en su papel de “Ombudsman” y aproveche las oportunidades que tiene para darle a su opaco nombramiento la legitimidad que requiere el desempeño de sus funciones”, aseguró.