Acusado de Narco, García Luna se enfrenta a jurados vacilantes de Nueva York

429
Genaro García Luna
  • García Luna está siendo juzgado en la misma sala de juzgado donde se declaró culpable a El Chapo

*Ioan Grillo

En 2005 conocí a Genaro García Luna cuando era una estrella en ascenso en las fuerzas del orden público mexicanas, un hombre de 37 años con mandíbula cuadrada y cabello negro azabache hablando con un grupo de periodistas sobre un nuevo capítulo en la seguridad de México. El martes lo vi entrar a una corte federal en Brooklyn, Nueva York, un hombre de 54 años con cabello gris plateado, acusado de embolsarse millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa para ayudarlo a traficar montañas de cocaína a los estadounidenses. Entre estos dos momentos, García Luna fue una figura clave en la guerra contra las drogas que se ha desatado hasta el infierno y de regreso en México, con innumerables decomisos, arrestos y asesinatos que han empapado de sangre al país.

El caso de EU contra García Luna lleva la guerra de Washington contra el narcotráfico a nuevos territorios; nunca un funcionario mexicano de tan alto nivel había sido juzgado en un tribunal estadounidense. Esto tiene sentido. Una vez que la DEA y los fiscales federales detuvieron a El Chapo, el mafioso más infame del siglo XXI, fue difícil impresionar con poner a más traficantes en el banquillo. Así fueron tras la supuesta protección política de El Chapo, una acción que muchos periodistas y activistas habían pedido durante mucho tiempo.

Primero como jefe de la AFI, conocida como el FBI de México, de 2001 a 2006, y luego como secretario de Seguridad Pública bajo el presidente Felipe Calderón, de 2006 a 2012, se alega que García Luna supervisó el paso seguro de cargamentos de cocaína de Sinaloa y avisó al cártel de operaciones y el movimiento de los rivales. Los mafiosos personalmente le entregaron maletas con millones de dólares, dicen los fiscales. García Luna, afirman, corrió con el efectivo a Miami, donde gastó dinero en bienes raíces y construyó una compañía de seguridad utilizando sus conexiones con las fuerzas del orden de EU.

García Luna está siendo juzgado en la misma sala de juzgado donde se declaró culpable a El Chapo, y bajo la presidencia del mismo juez. Fui a una parte de ese juicio y fue, dejando de lado por un segundo el catastrófico impacto de los muertos de la guerra de los cárteles, el apogeo del espectáculo judicial. No podías evitar sentirte impactado por la glamorosa infamia de El Chapo sentado allí tranquilamente con su esposa, la reina de belleza Emma Coronel, en la galera de visitantes, y sus ostentosos abogados de la mafia. Los medios de Nueva York lo disfrutaron, y las historias de El Chapo saliendo de las prisiones y corriendo desnudo por los túneles llenaron los boletines de noticias estadounidenses.

En contraste, los medios estadounidenses estuvieron en gran medida ausentes del primer día del juicio de García Luna. De la veintena de periodistas que llegaron, la mayoría eran mexicanos, entre ellos algunos de los narcorreporteros más experimentados. El tribunal dictaminó que debíamos permanecer fuera de la sala del tribunal para la selección del jurado y colocarnos en otra cámara donde observábamos el proceso en pantallas de video. García Luna me pareció una figura ligeramente trágica, que parecía haber envejecido dos décadas desde su arresto en 2019, observando y tomando notas. Su abogado César de Castro recortó una cifra modesta en comparación con el equipo de El Chapo que ganó millones de dólares y representó a mafiosos como John Gotti.

A medida que los miembros del jurado entraban uno a la vez para ser interrogados por el juez, la mayoría estaba ansiosa por salir lo más rápido posible. No estaban principalmente preocupados por la seguridad, que fue un problema en el caso del Chapo, con temores infundados de que el Cártel de Sinaloa comenzaría a estallar Brooklyn. Aunque una mujer que lloraba miró alrededor de la corte a García Luna y dijo: “creo que las personas involucradas son alarmantes”.

Pero, sobre todo, solo querían volver a sus vidas y no sentarse en un tribunal por hasta ocho semanas por un estipendio de 40 dólares por día. Los miembros del jurado se quejaron de tener vacaciones programadas (un crucero y un viaje de esquí a Vermont), tener que cuidar niños pequeños o una madre de 99 años, prepararse para el lanzamiento de un producto, prepararse para un curso DEI y uno incluso quería mantenerse al día con sus clases de artes marciales de la tarde. Esto era, nos aseguró De Castro afuera, la tarifa estándar para un juicio.

Otros fueron excusados ​​del servicio después de que admitieron abiertamente que no podían dar un veredicto justo. Me sorprendió cuántos dijeron que estaban en contra de la guerra contra las drogas y que no confiaban en las fuerzas del orden hasta el punto de no creer el testimonio de los agentes. “La guerra contra las drogas es imposible de ganar”, dijo uno. “Históricamente, el gobierno lo ha usado para subyugar a cierta clase de personas”, dijo otro. “Todo debería ser legal”, dijo un tercero.

Otro punto conflictivo fue que los miembros del jurado dijeron que se mostraban escépticos sobre la cooperación de los testigos, es decir, gánsteres que tomarían el estrado contra García Luna. No tenemos una lista exacta, pero se especula que los narcos que aparecerán incluirán al hermano El Rey Mayo Zambada (quien dijo que le dio dinero a García Luna en el juicio del Chapo), el infame rubio tejano La Barbie y el gran mafioso sinaloense El Grande.

Cuando los miembros del jurado expresaron dudas sobre los motivos de dichos testigos, la fiscalía pidió al juez que les dijera que podían condenarlos por estos testimonios incluso si no había pruebas que los respaldaran. Es posible que la acusación solo quiera deshacerse de posibles jurados débiles. Pero De Castro comentó afuera: “creo que te están contando un poco sobre su caso, así que vamos a ver”, dando a entender que les faltan pruebas.

Los fiscales han dicho que tienen miles de grabaciones de audio y documentos y parece que deben tener pruebas sólidas si han llegado tan lejos. Pero aún no hemos escuchado las grabaciones ni hemos visto los que muestran los documentos y debemos asegurarnos de que el caso sea firme y que haya una victoria para los fiscales considerando cuánto estaría en juegos si el caso fracasara.}

Periodista y escritor especializado en narcotráfico.

https://ioangrillo.substack.com/