Vigilancia de Marina en los puertos no es militarizar: AMLO

124

El presidente Andrés Manuel López Obrador salió en defensa de la Secretaría de Marina y su labor para reforzar la vigilancia y aseguró que la labor de la Semar en los puertos no implica la militarización de estos puntos clave, sino que se trata de un asunto de “seguridad nacional”.

“No es militarizar, es reforzar la vigilancia en los puertos, se requiere del respaldo de una institución fundamental del Estado mexicano, se requiere de la participación de la Armada de México (…) Ahora hay más vigilancia y más apoyo de las fuerzas armadas”, dijo.

López Obrador añadió que con la labor de la Marina en los puertos del país, se fortalece el combate a la corrupción y “recuperar los puertos que estaban en manos de intereses particulares”.

El pasado 28 de octubre el Senado de la República aprobó reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de Navegación y Comercio Marítimos y a la Ley de Puertos, con lo que la Semar obtuvo la facultad de ejercer su autoridad en todas las regiones marítimas del país, lo mismo para puertos y terminales.

Comentó que los puertos de México son estratégicos y los puertos del Pacífico, como Manzanillo, en los últimos tiempos han sido utilizados por la delincuencia para introducir drogas sintéticas, insumo para la producción de drogas, como el fentanilo, “drogas de lo más peligroso, de lo más nocivo que puede haber, drogas que destruyen a quienes se vuelven adictos, por lo general los jóvenes de México y de otras naciones; tan es así que ha sido notorio el cambio en la comercialización de las drogas en el país”.

El jefe del Ejecutivo federal apuntó que hasta hace poco tiempo predominaba la siembra y el comercio de la marihuana, de la amapola y ahora lo que predomina es el comercio del fentanilo y de estos insumos químicos “de donde se obtienen drogas químicas en laboratorios que hay en varias partes del país, conocidos coloquialmente como ‘cocinas’, laboratorios improvisados donde se elabora esta droga peligrosísima para los jóvenes, para los seres humanos; por eso se decidió que sea la Secretaría de Marina la encargada de los puertos”.

“Ahora lo que se está aplicando es una política de cero corrupción, de cero impunidad, de cero influyentismo: recuperar los puertos que estaban en manos de intereses particulares”, puntualizó.