Todo indica que fue mayor el impacto a nivel mediático, que en el plano judicial, pues el empresario Carlos Ahumada Kurtz, quien había sido detenido el pasado viernes en Argentina a petición de la Fiscalía General de la República (FGR) por un fraude a la hacienda pública, ya está libre.

Ahumada Kurtz quedó libre luego de que su abogado presentara como prueba el acta de cierre de la auditoría de diciembre de 2018, sobre el ejercicio fiscal 2012, en el que las autoridades mexicanas señalaban que no había reportado un millón 472 mil 236 pesos de Impuesto Sobre la Renta (ISR).

En el documento se explica que, como resultado de dicha auditoría, fueron pagados dos mil 293 pesos por ISR, 547 por actualizaciones, mil 965 más por recargos y otros 668 por multa por corrección, lo que generó un total de cinco mil 473 pesos.

La investigación de la FGR contra Ahumada empezó en 2016 y fue retomada por el actual Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Distintos analistas, aseguran que el fondo de esta investigación es porque el argentino era cercano a Rosario Robles Berlanga, una de las principales colaboradoras de Enrique Peña Nieto y actualmente en prisión preventiva, acusada de participar en una red de corrupción que presuntamente desvió recursos públicos por cinco  mil 073 millones de pesos.

Además, el apellido Ahumada tiene una fuerte conexión con el actual mandatario en México, pues fue parte de un caso de presunto soborno conocido como “videoescándalos” en 2004, que fue decisivo en el proceso electoral donde Andrés Manuel López Obrador compitió por primera vez.