El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dio a conocer que no se cuenta con evidencia de que el general iraní Qasem Soleimani planeara atacar cuatro embajadas estadunidenses.

Dicha declaración refutó la explicación del presidente Donald Trump para abatir al militar de Oriente Medio el pasado dos de enero en Bagdad, Irak.

“El presidente no citó una prueba en concreto, y yo no he visto ninguna, en lo que a las cuatro embajadas se refiere”, declaró Esper en una entrevista con el programa televisivo Face The Nation, de la cadena de noticias CBS News.

Pese a ello, en un intento de justificar al mandatario, dijo que está de acuerdo con Trump en que «es probable que (los iraníes) fueran a atacar las embajadas, porque son el punto más destacado de la presencia estadounidense en un país».

Esper defendió que el mandatario nunca habló de pruebas en el caso de las cuatro embajadas, sino que dijo que «creía» que ese era el plan de Qasem Soleimani, y aseguró que él comparte ese análisis.

De lo que sí vio «pruebas» el secretario de Defensa fue de que Soleimani planeaba atacar la embajada estadounidense en Bagdad, según precisó Esper en otra entrevista con la cadena CNN.

Los cambios en la justificación de Trump para esa misión han generado incomodidad entre algunos miembros del Congreso, que no recibieron ninguna información sobre la supuesta amenaza a cuatro embajadas durante una reunión que mantuvieron esta semana con Esper y otros funcionarios, según varios medios.