El presidente de Líbano, Michel Aoun, dijo que la terrible explosión que devastó la mitad del puerto de Beirut, el pasado martes, tiene dos orígenes posibles: negligencia o una intervención exterior con el posible envío de un misil.

Las declaraciones fueron dadas tres días después de la catástrofe, por parte de algún alto funcionario libanés sobre la tragedia y es la primera ocasión en que se menciona una agresión extranjera como posible causa de la explosión, aunque hasta el momento se habla de un incendio en un enorme depósito de nitrato de amonio, una sustancia para fabricar fertilizantes, que es altamente explosiva.

Por otra parte, el mandatario libanés, dijo que pidió personalmente al presidente francés, Emmanuel Macron,»proporcionarnos imágenes aéreas para que podamos determinar si había aviones en el espacio aéreo libanés o misiles, al momento de la explosión el martes.

«Si los franceses no disponen de esas imágenes, se pedirá a otros países», añadió Aoun, aunque ha sido duramente criticado por la supuesta incompetencia de las autoridades por acumular este químico en grandes cantidades e incluso, no tener conocimiento, así como la corrupción.

Michel Aoun consideró necesario este viernes revisar un régimen político «paralizado», un día después de la visita de su homólogo francés, quien pidió a los dirigentes «cambiar el sistema» y acudió para verificar las necesidades de ayuda humanitaria que podrían requerirse en Beirut.

«Nos enfrentamos a una revisión de nuestro sistema basado en el consenso porque está paralizado y no permite tomar decisiones que puedan aplicarse rápidamente: deben ser consensuadas y pasar por varias autoridades», estimó Aoun.