Autoridades de la ciudad de Medellín, Colombia, clausuraron la “casa-museo” donde se daba “culto” a  la cultura del narco representada en el capo Pablo Escobar. En el inmueble eran exhibidos objetos personales representativos del fallecido jefe del Cártel de Medellín,  considerado el más violento en toda la historia de este país sudamericano.

La Secretaría de Seguridad y Convivencia y el Viceministerio de Turismo realizaron un operativo para clausurar la casa que funcionaba de forma ilegal como museo, ubicada en el barrio de “Las Palmas”, en la ruta que comunica a Medellín con el aeropuerto internacional de Rionegro, en el suroriente de la ciudad.

“Se da la suspensión temporal de la actividad de este establecimiento de comercio de Medellín, dedicado a promover la vida de uno de los bandidos más tristes, de los que más daño le han hecho a esta ciudad. Por si fuera poco, este establecimiento tampoco cumplía con la normatividad”, explicó el secretario de Seguridad de Medellín, Andrés Tobón.

Y señaló que el inmueble era punto de referencia para el programa “Narco tours”, que se ofrecía a turistas extranjeros para que hicieran el recorrido de los principales sitios donde vivió el fundador del desaparecido cartel de Medellín, hasta diciembre de 1993, cuando fue abatido en un operativo antidrogas.

El recinto era administrado por Roberto Escobar, alias “El Osito”, hermano de Pablo, ex convicto por ser un presunto integrante del cartel de Medellín, informaron las autoridades.

Agregaron que en el momento del operativo se encontraban en lugar siete extranjeros, que pagaron en promedio 30 dólares por el “Narco tour”.

El secretario de Seguridad de la ciudad señaló que fue suspendida de forma temporal, por infracción urbanística, una obra que se adelantaba en la zona sin licencia.