El vuelo de Air India IX 1344, con 191 pasajeros a bordo y que se trasladaría de Dubai a Kerala, al sur de la India derrapó de la pista, durante un aterrizaje de emergencia, en el aeropuerto de Karipur. Posteriormente cayó en una zanja y se partió en dos, por lo que los pasajeros al interior resultaron lesionados severamente.

Se habla al menos de 14 muertos, entre ellos el piloto, y 15 heridos graves, como saldo preliminar de la policía local.

De acuerdo con el diario The Hindu el avión sufrió «un masivo daño», luego que el fuselaje se partió en dos. «Tenemos al menos 89 personas, muchas de ellas con heridas graves, ingresadas en diferentes hospitales de Kozhikode. Las ambulancias todavía están llegando», dijo Sujith Das, otro alto funcionario policial. «Nos han dicho que todos los que han sobrevivido al accidente también tienen algún tipo de lesión», agregó.

De acuerdo con la información que ha surgido eventualmente, el avión estaba tripulado por 174 pasajeros, 10 bebés, dos pilotos y cinco sobrecargos. El vuelo viajaba desde Dubai y se derrapó al aterrizar. Aunque la aerolínea Air India Express dijo en un comunicado que «no se informó de ningún incendio en el momento del aterrizaje».

Aún no se determina la causa del accidente, pero al momento del aterrizaje, llovía fuertemente y el avión habría sufrido un problema en el tren de aterrizaje.

En la televisión local aparecieron imágenes del fuselaje del avión destrozado, aunque no había señales de fuego incendio.

El primer ministro Narendra Modi tuiteó sus condolencias: «Mis pensamientos están con aquellos que perdieron a sus seres queridos. Que los heridos se recuperen lo antes posible … Las autoridades están en el lugar, brindando toda la asistencia a los afectados».

El estado de Kerala se encuentra en estos momentos bajo lluvias torrenciales. Por la mañana, un corrimiento de tierras causó 15 muertos al aplastar viviendas de trabajadores en plantaciones de té.