El presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, comenzaron este miércoles su segunda reunión, en un ambiente de amistad, para hablar sobre la desnuclearización de la península coreana y la posibilidad de establecer relaciones bilaterales.

Se trata del segundo encuentro entre ambos mandatarios, después de ocho meses de su primera reunión, que se realizó en Singapur.Nuevamente, Trump y Kim se saludaron amistosamente y posaron frente a sus respectivas banderas, en un lujoso hotel estilo colonial francés de la capital de Vietnam.

La noche de este miércoles, Trump y Kim celebraron una cena, acompañados por el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney y otros dos funcionarios norcoreano, entre ellos el responsable de la inteligencia, Kim Yong-chol.

Sin embargo, se espera que el grueso de las reuniones se realice hasta este jueves, aunque todavía se desconocen los detalles de la agenda. La prensa estadounidense señala que Trump podría esforzarse en concretar un acuerdo de paz entre las dos Coreas, para concluir oficialmente la guerra iniciada en 1950 y “suspendida” en 1953, esto impulsaría la posibilidad de que el presidente estadounidense busque una nominación para obtener el Premio Nobel de la Paz.

Por su parte, Kim declaro ante la prensa: “hemos superado todos los obstáculos y hoy estamos aquí”.

“Es un honor estar con el presidente Kim, es un honor que estemos juntos en Vietnam. Es grandioso estar con usted, tuvimos una primera cumbre muy exitosa. Algunos querían que fuera más rápido, pero estoy muy feliz de que cómo está ocurriendo”, añadió.

Ningún líder respondió a la prensa alguna pregunta, sobre todo cuando se cuestionó al mandatario estadounidense sobre la audiencia de su ex abogado Michael Cohen, de quien se filtró una copia de su testimonio ante el Congreso, donde acusa a Trump de estar al tanto de las comunicaciones de Roger Stone con WikiLeaks durante la campaña de 2016 y señala que mintió sobre sus tratos con Rusia para recibir apoyos durante su campaña electoral.

Trump también se reunió con el presidente, Nguyen Phu Trong,  y algunos funcionarios vietnamitas, quienes buscan presentar Hanoi, su capital, como una ciudad de paz.

“Nosotros (Trump y Kim) nos sentimos muy bien por tener esta cumbre tan importante en Vietnam porque ustedes son realmente un buen ejemplo de lo que puede suceder”, dijo  y destacó a Vietnam como la imagen de una economía próspera.

La perspectiva de un auge económico en Corea del Norte ha sido un aspecto central del discurso de Trump para que Kim abandone las armas nucleares de su país.