De acuerdo a las autoridades estadounidenses, gracias a una ardua investigación, se logró la desarticulación de un grupo del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) que operaba desde el estado sureño de Oklahoma, con imputaciones a 29 personas.

El líder del grupo de Oklahoma fue identificado como Stille Giovanni Gutiérrez Vivanco, de 34 años, quien supuestamente lo operaba desde México, de acuerdo al Departamento de Justicia.

Este grupo operaba en la ciudad de Tulsa (Oklahoma) desde al menos noviembre de 2017 y recibía semanalmente unos dos kilos de heroína del Jalisco Nueva Generación, que se encargaba luego de procesar y distribuir en Estados Unidos.

En Tulsa, Gutiérrez Vivanco tenía a varios hombres de confianza originarios de México, pero residentes en Oklahoma e identificados como José García, de 36 años, Edson García Velásquez, de 25, y Norman Fabián Huerta Ávalos, también de 36.

Ellos eran los encargados de transportar la droga de México a Estados Unidos, de distribuirla en el país y de transferir las ganancias económicas al cártel.

En una rueda de prensa en Tusla, el fiscal federal Trent Shores explicó el funcionamiento del grupo.