Previo a su comparecencia ante legisladores nuevamente a puerta cerrada para ofrecer testimonios sobre asuntos relacionados con las elecciones presidenciales de 2016, el exdirector del estadounidense Buró Federal de Investigaciones (FBI) James Comey, volvió a atacar al presidente Donald Trump.

El exdirector del FBI criticó al mandatario por un tweet el domingo acusando al FBI de irrumpir en la oficina de su exabogado, Michael Cohen, a principios de este año y pidió a los republicanos que se pronunciaran en defensa de la agencia.

«Esto es del presidente de nuestro país, mintiendo sobre la ejecución legal de una orden de registro emitida por un juez federal», escribió Comey el domingo por la tarde.

«Qué vergüenza para los republicanos que no hablan en este momento, por el FBI, el estado de derecho y la verdad», prosiguió.

Trump había atacado a su exabogado y al FBI en una serie de tweets que criticaron la investigación de Rusia.

De acuerdo a diversos analistas, Comey es una pieza clave dentro de la batalla legal que empantana la presidencia de Trump casi desde el día de su elección: la investigación de las interferencias de Rusia en las elecciones y el supuesto complot con la campaña de Trump para beneficiar a su candidato.

De ahí que la relación entre Trump y Comey vive en un estado de guerra, que ha acaparado las portadas de los diarios, a partir del polémico despido del FBI que anunció el mandatario en mayo de 2017.