La cifra migrantes detenidos a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos aumentó a casi un millón durante el año fiscal del 2019, el cual terminó el 30 de septiembre, según datos de la administración de Trump publicó en distintos medios nacionales.

Los cruces ilegales de México a Estados Unidos registraron su mayor volumen en 12 años, en medio de un influjo récord de familias centroamericanas que alcanzó su punto máximo durante los primeros meses, abrumando a los agentes estadounidenses, estaciones fronterizas y tribunales de inmigración y generando una fuerte tensión con de gobierno de México.

Mark Morgan, comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, dijo que tan sólo en septiembre más de 52 mil migrantes fueron detenidos en los puertos de entrada de Estados Unidos y otros puntos a lo largo de la frontera, registrando un descenso del 18 por ciento en comparación con el mes de agosto.

En general, las autoridades fronterizas de Estados Unidos realizaron más de 975 mil arrestos durante el año fiscal del 2019, según los últimos datos. Morgan dijo que los arrestos aumentaron un 88 por ciento durante el año fiscal del 2019, calificando el dato de ser un aumento “asombroso”.

“Estos son números para los que ningún sistema de inmigración en el mundo está diseñado a manejar”, dijo.

Los arrestos realizados por agentes fronterizos de Estados Unidos alcanzaron un máximo histórico de 1.6 millones en el año 2000, pero los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional insisten en que la ola migratoria que enfrentaron este año es diferente a cualquier otra cosa en el pasado.