Indefinición

117

Luego de su aprehensión el General Salvador Cienfuegos, ex secretario de la Defensa Nacional (Sedena), se declaró no culpable, a través de su abogado Ed Siapone, de los cargos en su contra tras una audiencia virtual en la Corte de Brooklyn, en Nueva York.

Por su parte el juez Steven Gold sugirió que los 70 días con que cuenta la fiscalía para llevar al detenido a juicio, inicien el próximo 18 de noviembre.

Por tres ocasiones se le preguntó al militar si estaba consciente de los cargos que se le imputan (narcotráfico y lavado de dinero) y al contestar afirmativamente se declaró, con toda firmeza, no culpable. Esto podría significar una estrategia legal de su defensa por ello se ha solicitado nuevamente se exhiban las pruebas con las que se señala a Cienfuegos.

Me entero que el General está reforzando su defensa con abogados especialistas en los temas que provocaron su captura. Falta mucho por recorrer y demasiado por saber. He publicado y sostengo qué hay dos incisos que me parecen poco creíbles o extraños: uno, este militar, responsable de las labores de inteligencia castrense, responsable de la seguridad y soberanía de la nación por seis años, operador de la detención de los delincuentes más buscados en el país, si creemos que está asociado con el crimen organizado, ¿no sabía de los riesgos de entrar a Estados Unidos con su familia y nietos? ¿Ni grupo estratégico cercano y de poder le informo lo que sucedería? ¿Un personaje de este peso y poder es tan inocente, para no decir infantil, como para ir a Disneylandia teniendo un historial de corrupción?

Me parece inconcebible pero más, punto dos, que el presidente de México, el fiscal general o su secretario de Relaciones Exteriores no estuviesen enterados absolutamente de nada. Quieren hacer creer que se los chamaquearon pero sabemos que en estos temas tan delicados siempre hay negociaciones y pactos.

Todo esto podría ser una primera consecuencia de la liberación de Ovidio. La DEA no debe estar nada confiada en las extrañas decisiones de AMLO y más cuando allá detiene en al Chapo y aquí el comandante supremo de las fuerzas armadas se tutea, codea y come con la madre del capo. El Chapo es una pieza de información trascendental para ambos países, pero pregunto, está distracción mediática pretende que olvidemos que el capo de capos el Mayo Zambada goza de una impresionante impunidad.

No olvidemos que Ebrard trajo a nuestro país y le pagó cuando era Jefe de Gobierno del DF a Rodolfo Gulliani, exalcalde de Nueva York, para aplicar la cero tolerancia en la capital del país, asunto que por lo visto fracasó, pero ese sujeto vaya que si tenía información de lo que ocurría aquí antes de pisar suelo nacional y Ebrard no puede fingir candidez en el trato con esos personajes. Hace unos meses el propio Trump reconoció que Gulliani participó de operaciones de espionaje en Ucrania. Gulliani es abogado personal de trump.

Así que vigilar el proceso del General Cienfuegos no es minimizarlo al grado de aplicarle el epiteto de “el padrino” como acusan, ojo, crimínales. Por lo pronto la Fuerzas Armadas Nacionales están expectantes, alertas y para decirlo en serio, muy desconfiadas y ya molestas.

Presidente de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Tv y conductor del programa Va En Serio MexiquenseTV canal 34.2.